El gobierno acepta dialogar, pero dice que el fin de la crisis depende de Unter

El gobierno de Río Negro anunció la suma fija de 200 pesos de aumento y considera que cumplió con su parte para superar el conflicto docente.
Ahora espera la reacción de la Unter y por eso anoche abrió la posibilidad de un marco de diálogo, pero exigiendo el levantamiento del corte de rutas.

El gremio informó anoche que una comisión viajará hoy a Viedma para reunirse a las 11 con los ministros de Educación y Hacienda, César Barbeito y Pablo Verani, pero limitó la liberación del tránsito al tiempo que dure ese encuentro

El gobernador, Miguel Saiz, es el principal generador del pensamiento que ubica a la Unter con la responsabilidad de poner fin a la crisis.

Ayer, su única declaración periodística consolidó esa estrategia. "Es problema de ellos, no es problema mío", respondió a una periodista de "Río Negro".

Saiz se retiró rápidamente de un acto en el Salón Gris y, luego, por la tarde, viajó a Capital Federal. Hoy se embarcará hacia Colombia para participar de la asamblea anual del BID, que se realizará el fin de semana en Medellín.

El Poder Ejecutivo queda a cargo del vicegobernador Bautista Mendioroz por los próximos cinco días.

Anoche, el paritario Alejandro Betelú reconoció a "Río Negro" que se daría una reunión con la Unter, pero condicionándola al levantamiento del corte de ruta. "Es necesario que levanten el corte y demuestren finalmente que tienen voluntad de dialogar, y no de presionar", afirmó.

"Estamos dispuestos a discutir cualquier temario que traiga la Unter y Educación aportará el suyo. Hay que salir del conflicto y hablar de cómo se van a recuperar los días perdidos", destacó el paritario gubernamental.

Durante la víspera el oficialismo se mostró ante un panorama complicado: Saiz se ausenta y no deja decisiones frente al conflicto docente. Aún así, ciertas acciones se motorizaban.

Algunos miembros del gobierno consideran que la suba no alcanza y recomiendan un escenario de negociación general, que -por ahora- el gobernador resiste. Saiz no quiere llamar a paritaria. Ese ámbito -dice- está cuestionado por el propio gremio ya que presentó un acción de inconstitucionalidad en el STJ. En realidad, la Unter rechaza que Trabajo sea la autoridad de aplicación y pretende otra figura mediadora.

Este escenario se intentó reconstruir la semana pasada cuando el STJ reunió a las partes, incluso se había coincidido en conformar una comisión legislativa que actuaría en la mediación pero, luego, el encuentro fracasó cuando la representación del Poder Ejecutivo exigió el levantamiento del paro y el corte de ruta y, en contrapartida, la Unter requirió una propuesta, que todavía no existía.

Por ahora, el contacto del gobierno y la conducción gremial está reducido a diálogos informales entre Betelú y el titular de Unter, Marcelo Nervi. También subsisten ciertos cruces de los sindicalistas con representantes legislativos del oficialismo.

En esos contactos el gobierno insistió en que la Unter facilite algún gesto -como la suspensión del piquete- y retomar cierta negociación formal en la cual la Unter pretende formalizar su objetivo de revisar el no descuento de los días de paro. Hasta ahora Saiz logró cerrar ese análisis pero fuentes oficiales no descartan flexibilizar esa intransigencia. (AV)

Comentá la nota