El Gobierno acelera la salida de Telecom Italia del país

Si en un mes el grupo europeo no se va de Telecom Argentina el Poder Ejecutivo podrá intervenir en la operación. También le da 10 días a Telefónica para que pague la multa
Telecom Italia deberá irse del país antes del 25 de febrero si quiere hacerlo sin que el Gobierno pueda intervenir en el proceso de venta de su parte de Telecom Argentina, ya sea ordenando medidas para que concrete la operación, aplicando sanciones o requiriendo apercibimientos de la Secretaría de Comunicaciones o a la Comisión Nacional de Comunicaciones. Así se extrae de la nota 1/2010 de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC), que acompaña la resolución 2 de la Secretaría de Comercio Interior, del Ministerio de Economía.

La norma aplica una multa de $ 235,9 millones a Telefónica y firmas socias por no notificar que habían comprado Olimpia, una de las accionistas de Telecom Italia, esta última dueña a su vez de de Telecom Argentina, única competidora de la española en el país en el mercado de telefonía fija residencial y corporativa. La multa deberá ser abonada en un plazo de 10 días hábiles y, de no hacerlo, Telefónica y las otras compañías también tendrán que pagar intereses a tasa activa del Banco Nación.

Los documentos, publicados ayer en el Boletín Oficial, habían sido anticipados el miércoles por el titular de Economía, Amado Boudou, en cuya órbita funciona la CNDC, organismo que también pide a Telecom Italia que presente un informe mensual sobre la situación de los activos a vender. El primero de ellos deberá ser elevado el 15 de enero. Fuentes de Telecom Italia informaron que no habían sido notificados ni de la resolución de Comercio, ni del dictamen y la nota de la CNDC, pero esos textos decían a su vez que eran los accionistas (entre los que está Telefónica), los que debían informarle sobre la decisión. La española en tanto no realizó declaraciones.

La multa de $ 235,9 millones de

cidida por el gobierno de Cristina Kirchner se distribuye entre Telefónica y sus cuatro socios en la porción que tiene de Telecom Italia, en función de su participación en Telco, propietaria a su vez de Olimpia. A la española le tocan $ 104,69 millones), ya que cuenta con el 42,3% de Telco. Le siguen Generali (titular del 26,1%), con $ 43,41 millones; Intesa (que ostenta el 10,6%), con $ 17,6 millones; Mediobanca (10,6% y $ 17,43 millones) y Sintonía (8% y $ 17,26 millones). Por su parte, Pirelli, la empresa italiana que se había desprendido de Olimpia, deberá pagar $ 35,52 millones, ya que también –de acuerdo con lo considerado por Defensa de la Competencia– debería haber informado sobre su partida al organismo regulador argentino.

La multa de $ 235 millones responde a que, para el organismo, la compra de Olimpia y la llegada indirecta de Telefónica a Telecom Argentina puede conllevar "un grave peligro a los mercados de telecomunicaciones", que para el regulador mueve $ 30.000 millones por año y terminaría afectando el interés económico general.

Pero lo que en realidad penaliza es la demora en la notificación de la operación, que tuvo su primera acuerdo de compra-venta en Europa el 4 de mayo de 2007 y se cerró en octubre de ese año. La CNDC argumenta que en Europa Telefónica realizó lo que técnicamente se denomina una "consulta de interpretación" ante la Dirección General de la Competencia, que pertenece a la Comisión Europea, el 11 de mayo de ese año. "Sin embargo las partes, no adoptaron el mismo temperamento ante el Organo de Defensa de la Competencia de la República Argentina, ni siquiera efectuando un pedido de Opinión Consultiva, tal como lo autoriza la Resolución Nº 26/2006 dictada por el ex Secretario de Coordinación técnica".

Es decir, la empresa podría haber consultado ante el área si era necesario que notificara. Finalmente, terminó haciéndolo a comienzos de año pasado, luego de que la CNDC emitiera una resolución conminándola a informar e impidiendo a Telecom Italia a tomar decisiones políticas en el directorio de Telecom Argentina.

Comentá la nota