El Gobierno acelera el cambio electoral

Contempla elecciones internas directas y obligatorias sólo para aspirantes presidenciales; postergan el voto electrónico o la boleta única
Antes del recambio legislativo, el Gobierno quiere tener aprobado el proyecto de reforma política que tendrá su eje central en un proyecto de internas abiertas, obligatorias y simultáneas sólo para la elección de candidatos presidenciales.

En las últimas horas, la presidenta Cristina Kirchner ordenó avanzar en la elección del sistema, y según coincidieron ante LA NACION quienes trabajan en el proyecto, la jefa del Estado se inclinaría por el modelo santafecino de comicios directos. Así se desecharía la propuesta que había acercado a la Casa Rosada el peronismo disidente, detrás del senador por San Luis Adolfo Rodríguez Saá, que proponía que fueran al menos cuatro internas por regiones y mediante colegio electoral.

En reuniones privadas, la Presidenta -como lo hizo cuando lo anunció el 9 de julio pasado- insiste en el modelo santafecino, que implicará elecciones internas directas y obligatorias para los candidatos de cada partido. El proyecto sólo contemplará la elección de los futuros candidatos presidenciales.

La Casa Rosada se volcaría, finalmente, por este proyecto por el consenso que dicen tener dentro del socialismo y la centroizquierda, aliados del kirchnerismo en las últimas votaciones parlamentarias.

Aunque todavía no hay una fecha determinada de presentación, en el Gobierno se sostiene que sería la semana próxima. La Casa Rosada, como había adelantado LA NACION, intentará que se avance con la reforma política antes del recambio legislativo de diciembre. Los bloques oficialistas en la Cámara de Diputados y en el Senado ya están a la espera de los proyectos. La idea es que ingrese por la Cámara alta, pero en Diputados repararon ayer en destacar que el Senado debía tratar aún el presupuesto. Además, el tiempo juega en contra del Gobierno, que podría prorrogar las sesiones ordinarias durante diciembre para debatir la reforma política.

En principio, la iniciativa contemplará al menos cuatro propuestas. Además de las internas partidarias, las mismas que Néstor Kirchner derogó en 2006, también se enviará al Parlamento un proyecto para regular el financiamiento de las campañas, que quedará sólo en manos del Estado; una limitación a la cantidad de partidos que puedan participar en los comicios y un reordenamiento de la justicia electoral. Según confió uno de los autores del proyecto, quedará para más adelante una reforma al sistema de votación, como la incorporación del voto electrónico o la boleta única, que la oposición había reclamado durante la última campaña y el Gobierno rechazó.

Lo que terminaría por volcar la balanza en favor de las internas directas al estilo santafecino es que el sistema propuesto por Rodríguez Saá era más "complejo" de instrumentar e implicaría reformas a las cartas orgánicas partidarias, según agregaron las fuentes.

Cualquiera sea el proyecto, quien más interesado está en las elecciones primarias es el ex presidente Kirchner, que insiste en la idea de ser candidato por el PJ. Para eso deberá pasar por internas partidarias, lo cual le posibilitará, en caso de ganar, dejar afuera al resto de sus competidores internos. Kirchner cree que conservando el poder con el manejo de las cuentas públicas y el envío de fondos a las provincias podrá mantener alineados a los gobernadores y evitar que viren hacia otros candidatos, como el senador por Santa Fe Carlos Reutemann o el ex presidente Eduardo Duhalde, que hace dos semanas dijo sorpresivamente que no descartaba presentarse para las presidenciales de 2011.

Las elecciones internas obligarán a los candidatos a revalidar sus postulaciones. Nadie podrá presentarse al comicio general sin antes haber pasado por una preselección. Incluso, quienes no tengan competidores internos deberán conseguir el aval de por lo menos el 3% del padrón para poder presentarse, lo que reducirá la cantidad de partidos que puedan inscribirse.

Lo que ya está terminado es toda una novedad: que el Estado se hará cargo del financiamiento de las campañas. Tal como adelantó LA NACION, la iniciativa del oficialismo prohíbe el aporte privado para la publicidad audiovisual, el rubro que se lleva entre el 70 y el 90% de los fondos para cualquier campaña. Los partidos podrán recibir aportes privados, pero el mayor gasto correrá por parte del Estado, que sorteará los espacios de televisión y radio que cada candidato tendrá en función del desempeño electoral de los últimos comicios.

Además, se avanzará en la unificación de los padrones, con lo que se terminará con las mesas de mujeres y hombres por separado. Ayer, el ministro del Interior, Florencio Randazzo, se volvió a reunir con el secretario electoral, Alejandro Tulio, y el vicejefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, para presentar los textos finales en los próximos días.

Claves

* Internas. Para la elección de candidatos presidenciales de cada partido, el Gobierno se volcará por internas simultáneas y obligatorias, como lo establece el sistema que se lleva a cabo en Santa Fe.

* Partidos. Las agrupaciones políticas más chicas verán restringido su acceso. Todos los candidatos deberán pasar antes por una elección interna y quienes que no tengan competidores internos deberán revalidar con un 3% del padrón sus postulaciones.

* Financiamiento. Se prohibirá el aporte privado para las campañas publicitarias en medios audiovisuales, que sólo será financiada por el Estado. El aporte privado será exclusivamente para la propaganda en afiches y los actos políticos.

Comentá la nota