El Gobierno no accederá al reclamo de los huelguistas.

El ministro Graselli descartó de plano la posibilidad de otorgar una nueva mejora fuera de lo ya acordado con el gremio ATSA. Siguen las protestas en el Hospital.
El Gobierno descartó de plano cualquier posibilidad de acceder a los reclamos salariales que lleva adelante el personal no profesional del Hospital Vera Barros.

Fue a través del ministro de Salud Gustavo Graselli quien aseguró que el Gobierno no darán ninguna otra mejora salarial o laboral fuera de la ya acordada -y anunciada oficialmente- en las negociaciones mantenidas con la Asociación de Trabajadores de la Sanidad Argentina (ATSA).

"El acuerdo salarial es el que ya se hizo con ATSA y que ya anunciamos. No habrá otra mejora salarial fuera de la ya acordada con ese gremio", sentenció Graselli.

De esta manera, el titular de la cartera sanitaria le puso punto final -al menos de parte del Gobierno- al conflicto que se vive en el Hospital Vera Barros a partir del reclamo salarial de trabajadores no profesionales.

Además de asegurar que no habrá nuevos acuerdos salariales, el funcionario descalificó al Sindicato de Trabajadores de la Administración Pública (SITRAPP) -gremio que lleva adelante los reclamos de los no profesionales- como entidad sindical con competencia para impulsar demandas salariales en el sector de Salud Pública.

"El SITRAPP no puede contener a estos trabajadores de la salud. Por eso nosotros llegamos a un acuerdo con ATSA que sí tiene competencia en el sector y porque los acuerdos alcanzados van a beneficiar a todos los empleados de Salud", señaló Graselli.

El Ministro destacó el alcance de las mejoras salariales y laborales acordadas con ATSA y estimó que el aumento a las guardias implicará una mejora del 70 por ciento. "Además beneficiará a profesionales y no profesionales", agregó.

Por último, remarcó que los trabajadores no profesionales que se hayan sumado a las medidas de fuerza sufrirán las sanciones correspondientes.

Comentá la nota