Gobernadores de la Ofephi pidieron a la Presidenta que no se importe petróleo

En una reunión que se prolongó más de lo previsto, entre otros motivos por la comunicación telefónica de la presidenta Cristina Kichner con Barack Obama, los seis gobernadores integrantes de la Ofephi que estuvieron ayer en la residencia oficial coincidieron en trabajar para que en el sector no haya pérdida de fuentes de trabajo, y unificaron su planteo contrario a una posible importación de petróleo desde el exterior.
Además del anfitrión Mario Das Neves, los otros mandatarios provinciales que almorzaron junto a la Presidenta, fueron Jorge Sapag, de Neuquén; Juan Manuel Urtubey, de Salta; Fabiana Ríos, de Tierra del Fuego; Daniel Peralta, de Santa Cruz; y Miguel Saiz, de Río Negro; en tanto que no pudieron estar presentes por distintos problemas, Celso Jaque, de Mendoza, y Oscar Jorge, de La Pampa.

Luego de la reunión, el neuquino Jorge Sapag dijo que fue «muy buena, estuvimos conversando distintos temas nacionales, la Presidenta habló con el presidente de Estados Unidos, y hemos hablado sobre el tema de petróleo y gas, las provincias productoras».

El mandatario sostuvo que «hemos hablado muchos temas que tienen que ver con mantener las fuentes de trabajo» y, entrando en detalles, explicó que «el precio hoy está en 46 dólares, esperemos que suba rápidamente, porque nos genera un problema, tenemos que hablar mucho con las productoras, con las destilerías, para que esto no afecte las fuentes de trabajo».

Como dato relevante, Sapag aseguró que «en lo que sí hemos quedado claro es que las provincias productoras no tenemos ningún interés en que se importe petróleo, esto quedó muy claro».

DEFENDER VALORES

Por otra parte, el gobernador neuquino, quien fue uno de los principales voceros de la reunión, dijo que «tenemos que defender los valores boca de pozo, del gas y del petróleo. Para hacerlo, vamos a trabajar en la casuística de todos los días, trabajando sobre cada uno de los problemas, sobre todo para defender las fuentes de trabajo y para cumplir el convenio que firmamos con los sindicatos y las provincias productoras en noviembre».

Sapag confió en que hay coincidencias con la Nación sobre el valor en boca de pozo, que de todos modos dijo, «tenemos que ir trabajándolo, y viendo la realidad del mercado, viendo de qué manera podemos hablar con las refinadoras y los productores, para que no haya competencia».

La idea, expresó el mandatario, es «respetar estos valores que están fijados en la resolución 1/08, donde la Secretaría de Energía de la Nación fijó en 42 dólares el precio del petróleo Escalante».

El objetivo, continuó Sapag, «es que las productoras liquiden en base a esos precios; las que están integradas como YPF, tienen los problemas más simples, y los que no están integrados, que no presionen a las destilerías para bajar los valores».

PREOCUPACION

Por su parte el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, dijo que en la reunión «estuvimos conversando sobre las distintas variables, y le expresamos a la Presidenta la preocupación que ella ya conoce, que tiene que ver con cuáles son las acciones que estamos tomando y debemos tomar para garantizar el empleo en nuestras provincias, que se están viendo castigadas diariamente por variables del precio internacional».

El joven mandatario salteño exlicó que «estamos trabajando en el diagnóstico de la situación, y en alguna medida tenemos que poner el acento para garantizar fundamentalmente lo que son los puestos de trabajo, la relación entre la industria, los operadores, y cómo desde las provincias podemos garantizar adecuada competitividad».

Reconoció que el valor del precio testigo «es una de las variables que hay que conversar seguramente; tenemos disposiciones que establecen precio piso, y precio techo, y para nosotros es importante trabajar con eso».

Comentá la nota