Los gobernadores, entre dudas y apoyos

Hay un tibio respaldo de los peronistas; los mandatarios opositores plantearon fuertes cuestionamientos.
La pretensión de la administración de Cristina Kirchner de estatizar las cuentas de retiro en manos de las AFJP divide opiniones entre los gobernadores provinciales, llegando incluso a generar algunas dudas entre los mandatarios alineados con la Casa Rosada.

Así quedó expuesto en una recorrida que hizo La Nacion por diferentes provincias.

El salteño Juan Manuel Urtubey manifestó sus dudas sobre las bondades de la medida que debe discutir el Congreso. "Hay una sensación inicial de pérdida frente a esta situación, sobre todo en el marco de la crisis de los mercados internacionales", afirmó el ex legislador, uno de los gobernadores alineados al kirchnerismo.

Sin embargo, el de Urtubey es, hasta el momento, el único caso de un mandatario oficialista con cierto tono crítico hacia la decisión adoptada por el Gobierno.

Hasta ahora, la mayoría de los gobernadores peronistas se han alineado con la Casa Rosada. De hecho, varios de ellos participaron del acto en la Anses en el que la presidenta Cristina Kirchner anunció el envío del proyecto de ley previsional al Congreso.

Uno de ellos es el sanjuanino José Luis Gioja, quien apoyó de manera entusiasta la iniciativa de estatizar las AFJP. Lo mismo hizo el bonaerense Daniel Scioli, uno de los primeros en salir a respaldar la decisión del Gobierno.

El gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, también apoyó el anuncio de la Casa Rosada. "Es una decisión de las más delicadas que ha tomado la Presidenta y desde Entre Ríos la apoyamos con fuerza", afirmó el mandatario. Y casi en una muestra de fe ciega en la jefa del Estado, dijo que "ella y sus funcionarios han tomado en cuenta todos los aspectos legales, de tal manera que el retiro de los jubilados del futuro estará más protegido y el ahorro nacional apalancando el desarrollo del país".

El fuerte respaldo de los gobernadores con buena sintonía con la Casa Rosada es lógico si se tiene en cuenta que una buena parte de los fondos frescos que tendrá el Gobierno una vez sancionada la ley ?cerca de 15.000 millones de pesos anuales? será derramada en sus distritos. Además, hay planes de la Casa Rosada para que parte de los fondos de la Anses se destine a la obra pública en el año electoral que se avecina (de lo que se informa en la página 8). Un caso emblemático de este escenario es el cordobés Juan Schiaretti, que enfrentó al Gobierno durante el debate por las retenciones móviles, pero que ahora atraviesa una delicada situación financiera en su provincia que lo obligó a sentarse a negociar con la Casa Rosada.

Allegados a Schiaretti aseguraron que Córdoba apoyará la decisión del Gobierno, a pesar de las fuertes dudas que una medida tan controvertida genera en el mandatario.

Reclamo de la oposición

Si en el peronismo existe una contradictoria sensación de duda y apoyo al Poder Ejecutivo, en las provincias gobernadas por dirigentes opositores también se percibe una extraña dualidad de opiniones.

El socialista Hermes Binner (Santa Fe) se manifestó "a favor" del sistema de reparto, pero advirtió que "es necesario garantizar la intangibilidad de los depósitos" de los ciudadanos.

Binner reclamó, además, la devolución del aporte que las provincias hacen, sobre todo mediante la cesión de una parte del impuesto a las ganancias, para sostener el sistema de jubilación estatal. "La provincia de Santa Fe este año aportó 2140 millones de pesos que realmente les vendrían muy bien a sus arcas para poder realizar obras y (pagar) salarios", agregó.

Por último, el peronista crítico Alberto Rodríguez Saá (San Luis) criticó la decisión del Gobierno. "Le sacaron la plata al zorro y se la dieron a la comadreja", afirmó.

Comentá la nota