Gobernadores del PJ descartan ser candidatos como Scioli

Gobernadores del PJ descartan ser candidatos como Scioli
El planteo se da en por lo menos siete distritos. En algunos rechazan la idea en forma frontal. En otros, ya conformaron las listas y no las cambiarán. Los mandatarios, en su mayoría, prefieren esperar y hablar del "día después" del comicio.
Los gobernadores resisten la idea de Néstor Kirchner de ser ellos quien encabecen las listas de sus distritos como lo hará en Buenos Aires Daniel Scioli. Algunos, porque ya anunciaron sus candidatos, otros porque prefieren mantenerse prescindentes, y un grupo porque, directamente, descree de la estrategia oficialista. La mayoría prefiere esperar y hablar del "día después" de las elecciones.

Ayer arreciaron versiones de un rechazo a la propuesta oficialista de la "candidatura testimonial" por parte del sanjuanino José Luis Gioja. "Llamó Kirchner proponiendo que Gioja vaya en la lista -dijeron fuentes cercanas al gobernador-, pero para nosotros sería una locura; lo que sí pueden hacer en Buenos Aires, acá no se puede".

En La Rioja, la respuesta fue preventiva. Ante la ausencia del gobernador Luis Beder Herrera, el ministro de Gobierno, Carlos Abraham Luna sostuvo ayer que "no sería provechoso (que las listas las encabecen los gobernadores e intendentes) porque distorsiona la voluntad del pueblo". En declaraciones radiales, dijo no compartir "esa estrategia" porque "me parece que sería no hablarle con la verdad a la gente".

El miércoles, Daniel Scioli aceptó la propuesta de Kirchner de encabezar la lista de diputados por Buenos Aires, sin resignar la Gobernación. Los intendentes bonaerenses harían lo mismo.

"A algunos gobernadores los llama Kirchner y a otros Juan Carlos Mazón", señalan en una provincia sureña. Pero la respuesta parece ser la misma: la gran mayoría de los mandatarios ya tiene atada su estrategia electoral. Ayer al atardecer, por caso, la hermana del gobernador salteño, Soledad Urtubey, rechazó el ofrecimiento de ser la segunda en la lista a diputados. "Mi apellido en la lista rompería mi prescidencia", dijo Juan Manuel Urtubey a los intendentes que definen las postulaciones. En La Pampa, la situación es similar: el gobernador Oscar Jorge definió su apoyo a Carlos Verna para que encabece la lista. Y en Entre Ríos, el gobernador Sergio Uribarri ya acordó con su contendiente interno, Jorge Busti, que sea éste quien encabece la lista, lo que aparece dificil de ser cambiado.

Un caso que marca la excepción es Tucumán. "Alperovich es un adelantado", decían anoche allí. Es que el mandatario puso a su esposa al frente de la lista de senadores y él va como suplente, con lo cual el apellido no aparece una vez, sino dos en la boleta.

En Chubut hay un matiz sobre esa posición: Mario Das Neves no acepta ser él candidato, pero igual juega fuerte, ya que la lista de diputados la encabeza ni más ni menos que su vicegobernador.

En la otra punta del espectro, el cordobés Juan Schiaretti, que ayer defendió su posición de que el PJ local y el Frente para la Victoria vayan en listas totalmente separadas. En Córdoba ya dan por supuesto que "el Gobierno va a perder las elecciones, porque llamó a un plebiscito de su gestión y sacará sólo el 30% de los votos".

De todas maneras, los gobernadores en general, pero los del PJ en particular, tienen en estas horas otro tema que los preocupa: el "día después". O cómo será el mapa de la Argentina a partir del 29 de junio.

"Nuestras charlas son clandestinas, no queremos que Néstor se entere", se ríe un gobernador del PJ, alejado del ex presidente.

¿Qué fórmulas discuten? "El 29 hay que sentarse a discutir todos los gobernadores del PJ y, si se puede, el resto, qué obras se harán en el país y cuáles no. Porque la plata no alcanzará para todo. Habrá que replantearse la situación", dice un gobernador. "El poder está en nosotros, que somos los que tenemos los votos", dice otro, este más cercano al kirchnerismo. "Se podría recuperar el Consejo Federal de Inversiones para discutir la política económica", dicen en una gobernación públicamente kirchnerista, pero que en privado se permite proponer volver a esa organización que los gobernadores usaron para acotar el poder de Carlos Menem, Fernando de la Rúa y Eduardo Duhalde.

Comentá la nota