Gobernadores del NOA debaten el escenario electoral.

Los jefes de Estado de tres provincias expusieron que, rumbo a los comicios del 28 de junio, hay una estrategia de campaña por cada distrito. Zamora advierte que no se puede saber qué pasará después de los comicios. Brizuela del Moral reniega del planteo acerca de que si el kirchnerismo pierde, sobrevendrá el caos. Urtubey plantea que los ciudadanos deben votar con conciencia local.
Zamora dice que se plebiscita la gestión

El titular del PE?santiagueño apoya a Kirchner

El gobernador de Santiago del?Estero, Gerardo Zamora, se encolumnó detrás de aquellos que piensan que los comicios para senadores y diputados nacionales serán un plebiscito a la gestión de cada mandatario. De hecho, el radical k consideró que nadie puede vaticinar qué ocurrirá después del 28 de junio, en caso de que se produzca una derrota kirchnerista.

"Una cosa es lo que se hable a nivel nacional y otra cosa es la provincia. En este caso, en Santiago del Estero venimos trabajando con absoluta tranquilidad y presentando nuestras propuestas ante la sociedad. Por supuesto, compartimos el hecho de que cada elección es un plebiscito a nuestra gestión; así tomamos esta contienda en nuestra provincia", aseguró Zamora.

Conjurando el caos

El gobernador, reelecto por otros cuatro años en 2008, reconoció que hay un debate en todo el país sobre el panorama político que se presentará luego de que culminen los comicios. No obstante, se quejó elípticamente del centralismo bonaerense y sostuvo que la situación varía de provincia en provincia. "Es verdad, hay un gran debate en el país, pero que está centrado en los actores de Buenos Aires. Creo que lo importante es la discusión y el debate serio, que en este período se presenten propuestas superadoras y que haya responsabilidad institucional, porque sólo eso servirá para el fortalecimiento de la democracia en la Argentina", advirtió. ¿Coincide con el futuro dramático que trazó el ex presidente Néstor Kirchner en caso de que triunfe la oposición?, se le preguntó. "Hubo un caos antes, esperemos que no haya otro después. Pero creo que será todo para bien", respondió Zamora.

De todas formas, el mandatario santiagueño insistió en que no se puede hablar de una nacionalización de las elecciones. "Estos comicios no son nacionales en términos de los electores; no se elige presidente sino sólo diputados, por lo menos en nuestro caso. Entonces habrá elecciones en cada provincia que serán totalmente diferentes entre sí, porque cada distrito y cada fuerza política tiene alineamientos políticos que a veces son distintos a los del orden nacional.?Y hablo de todos los partidos políticos porque ninguno presenta las mismas alianzas en todas las provincias del país. Y?esto es normal, no hay de qué preocuparse. De todas formas, insisto, la lectura que se deberá hacer después es cómo quedará compuesto el Congreso de la Nación; ahí sí tendremos que efectuar una lectura nacional. Pero a ese panorama no lo vamos a conocer hasta después del 28 de junio", sentenció el gobernador.

Los mandatarios no deben ser candidatos

Brizuela del Moral se reivindica como opositor

El gobernador de Catamarca, Eduardo Brizuela del Moral, saludó afectuosamente ayer a su par de Tucumán, José Alperovich, antes de entrar juntos a los tribunales. Pero ese respeto personal no implica confusión política.

El mandatario de la vecina provincia fue categórico en contra de la inscripción de Alperovich como candidato a senador suplente en los comicios de junio: "hay una incompatibilidad constitucional expresa para que un gobernador se postule, aunque sea como suplente, mientras todavía ejerce el cargo en el Poder Ejecutivo".

"Las candidaturas testimoniales son muy malas para la República y el sistema; no estoy de acuerdo con la democracia plebiscitaria, con poner a los funcionarios a participar de esta elección. Es una cuestión ética que la debe resolver cada candidato. Es penoso que se esté dando en todo el país", planteó.

Brizuela del Moral tiene despejado el camino en cuanto a la incidencia de la votación del mes próximo. "En nuestro caso es clarísimo porque ya tuvimos nuestra elección provincial en marzo, para elegir a los legisladores provinciales. En ese momento ganó el oficialismo que somos nosotros, y ahora se puja por los representantes nacionales. Pero hay intentos de que se provincialice la compulsa con la participación de algunos funcionarios", señaló, refiriéndose a la oposición kirchnerista.

En esa oportunidad, Néstor Kirchner participó activamente del tramo final de la campaña en Catamarca, con un acto con la presencia de gobernadores cercanos a su proyecto. Alperovich desistió de concurrir a último momento.

El mandatario consideró que la lista que presentó el Frente Cívico y Social, que viene gobernando desde mediados de los 90, es la mejor opción por sus integrantes.

Resultado incierto

"No tengo estadísticas propias; me guío por lo que dicen los medios de comunicación. Creo que el ex Presidente y su partido no van a ganar fácil porque habrá una participación masiva de la gente, que podrá optar entre varias ofertas, más todavía en Buenos Aires. No sé si se volcará masivamente a favor de alguna en particular, pero esa realidad va a incidir indiscutiblemente en el resultado final", advirtió.

El gobernador catamarqueño rechazó la alternativa planteada desde la conducción nacional del Frente de la Victoria, de que las alternativas son Kirchner o el caos. "Se pueden perder elecciones, pero seguir gobernando perfectamente bien", puntualizó.

Según Urtubey, la pelea se provincializó

"No hay que dramatizar", aseveró el salteño

"En cada provincia se tomará la decisión puntual de quién representa mejor a ese pueblo. La problemática de Tucumán es distinta de la de Jujuy o de la Capital Federal. No se puede tomar a todas en su conjunto, sino que, inobjetablemente, las elecciones están provincializadas porque los candidatos son locales", planteó Juan Manuel Urtubey.

El gobernador de Salta aclaró que el ex presidente Néstor Kirchner se postula como diputado sólo por Buenos Aires, y reiteró que la discusión electoral se refiere a lo provincial. "Si estuviésemos eligiendo Presidente, discutiríamos sobre Cristina Fernández de Kirchner. El ciudadano de cada lugar tiene en cuenta cuestiones distintas a la hora de votar. En Salta debatimos sobre quién defiende mejor los intereses provinciales, en el contexto indiscutible de un proyecto nacional", insistió.

El mandatario tomó distancia de la polémica acerca de si una derrota del kirchnerismo arrastraría nuevamente al país a una debacle económica, con probable "corralito" financiero incluido. "No hay que dramatizar sobre lo que decida cada uno. En materia de política económica, no creo que sea posible que vuelva el ‘corralito’, si bien estamos en el marco de una crisis global muy fuerte. Nuestro sistema está muy sólido y no hay peligros de esa naturaleza", explicó.

Voluntad soberana

Urtubey consideró que, desde el retorno de la democracia al país el 10 de diciembre de 1983, el futuro de la Nación está atado a la voluntad de los electores ya que, según la opción que inserten en las urnas, se irá para un lado o para el otro. Remarcó que, en Salta, hay un apoyo mayoritario a su gestión.

El mandatario reconoció que no acompaña el criterio de que si el kirchnerismo no es avalado, habrá una crisis inevitable. Por el contrario, consideró negativa esa forma de planteo político.

"Obviamente, cada dirigente defiende, con uñas y con dientes, la posición que encarna, y está facultado para decir lo que le parezca, lo cual es totalmente legítimo. Yo soy optimista respecto del resultado de los comicios y estoy convencido de que en Salta, nuestra fuerza política (encolumnada tras el oficialismo justicialista) va a sostener su posición en el Congreso. Calculo que en Tucumán pasará lo mismo, y es posible que algunas provincias tengan mejor performance y otras algo peor, como Córdoba o Santa Fe. No sé si se perderá la mayoría legislativa; para ello hay que esperar el resultado de los comicios. Si lo supiéramos, no serían necesarios", finalizó.

Comentá la nota