Más gobernadores se alejan de Kirchner al hacer campaña

Más gobernadores se alejan de Kirchner al hacer campaña
Por lo menos 10 mandatarios del PJ creen que un gran protagonismo del ex presidente los perjudicaría
Cada vez más gobernadores peronistas toman distancia de Néstor Kirchner. Temerosos de su suerte en las urnas, por lo menos 10 mandatarios decidieron refugiarse en sus provincias y le sugerirán al jefe del Partido Justicialista que no haga campaña en sus respectivos distritos.

Si bien no quieren romper con el Gobierno ?aspiran todavía a obtener fondos públicos que potencien sus aspiraciones electorales?, esos mismos gobernadores consideran que un excesivo protagonismo de Kirchner puede ser contraproducente, sobre todo en provincias donde tiene impacto el reclamo de los productores rurales.

Los gobernadores Juan Schiaretti (Córdoba) y Mario Das Neves (Chubut), igual que el senador santafecino Carlos Reutemann, ya hicieron pública esta estrategia: comandarán el peronismo en sus provincias con el objetivo primordial de "provincializar" la campaña.

No serán los únicos. Por lo menos una decena de mandatarios y líderes peronistas planifican seguir el mismo camino, según adelantaron a La Nacion fuentes del partido y de las propias gobernaciones. En la lista sobresalen, entre otros, los gobernadores José Luis Gioja (San Juan), Sergio Urribarri (Entre Ríos), Juan Manuel Urtubey (Salta), José Alperovich (Tucumán), Jorge Capitanich (Chaco) y Luis Beder Herrera (La Rioja).

Paralelamente, otro proyecto madura en reserva entre algunos jefes peronistas: la conformación de una "mesa de gobernadores" y líderes provinciales que, por primera vez desde 2003, buscaría determinar debatir políticas con el Gobierno y definir, incluso, quién será el próximo candidato presidencial.

Desde hace varios meses, un creciente grupo de mandatarios mantiene un diálogo fluido y cauteloso. En esas charlas confluyen, entre varios más, Gioja, Das Neves, Schiaretti, Urtubey, Alperovich, Urribarri, Capitanich, Beder Herrera y Celso Jaque (Mendoza).

Algunos de ellos compartieron al menos dos cenas en un restaurante porteño a fines de 2008. Se reencontraron en enero, cuando Kirchner los citó en la quinta de Olivos para distribuir fondos públicos. En un hotel varios hablaron de sus preocupaciones, del "futuro del PJ" y del "peronismo sin caciques".

Crisis de recambio

"Una sola persona ya no puede sintetizar el poder", contestó un gobernador cuando le preguntaron por Kirchner. La mayoría asintió: en público todos acatan con obediencia su liderazgo nacional, pero en la intimidad empiezan a temer que se acerque una crisis de recambio.

Pocos en el interior creen que el oficialismo pueda ganar las próximas elecciones con un promedio mayor al 33 por ciento a nivel nacional. Y le repiten a su gente que hasta la versión oficial más optimista -con Kirchner al mando del caudaloso número de votos del conurbano-, lo obligará a cambiar su forma de administrar poder.

En los hechos, ya ocurrió. En las últimas dos semanas, el jefe del PJ debió cederles a los gobernadores la potestad sobre la listas de legisladores. Lo necesitaba para no seguir arriesgando su futuro político. Tuvo que aceptar que se despegaran de su figura para "provincializar" la campaña y sortear los coletazos del conflicto con el campo.

"Prefiero que traccionen los intendentes y no que baje Néstor", confesó un gobernador a LA NACION. "La situación no es la misma que en 2005 o en 2007. Ahora no vamos a aceptar imposiciones en las listas", adelantó otro.

La situación encierra a Kirchner en una paradoja: la necesidad de sumar votos en su favor fortalecerá a líderes con ansias presidenciales. Ayer, un referente del PJ fue explícito: "Los gobernadores pueden entregar cualquier cosa, menos la vocación de poder".

La primer parte del plan está en marcha. Refugiados en sus territorios, los gobernadores intentarán "plebiscitar" sus gobiernos y salir fortalecidos para competir por el liderazgo nacional.

Después evaluarán el paso siguiente: el armado de la "mesa común", un espacio que los más audaces imaginan "amplio y plural", atiborrado de líderes provinciales y referentes peronistas de peso histórico. "El Gobierno va a tener que compartir sus decisiones allí", se ilusionó un gobernador.

Las eventual estrategia se manejan en prudencial reserva. Nadie quiere anunciarla en público hasta que no se cristalice el mapa electoral. Las razones son más económicas que políticas. Allegados a tres gobernadores utilizaron con LA NACION la misma frase: "Sin las partidas del gobierno nacional no se puede gobernar".

El otro temor es simbólico. A fines de los 90, la última "mesa de gobernadores" se convirtió en una "liga" que imponía criterios propios y le restaba poder a las decisiones presidenciales. Así funcionó durante el gobierno radical de Fernando de la Rúa, cuando el peronismo había perdido el liderazgo de Carlos Menem y resistía el de Eduardo Duhalde.

Por eso los gobernadores se preocupan por instalar otra versión. Una en la que el propio Kirchner tenga peso específico, pero donde también confluyan, por ejemplo, peronistas disidentes, como el diputado Felipe Solá y el ex presidente Duhalde.

"¿No somos todos peronistas?", justificó un caudillo del interior, que comulga con la idea. "Necesitamos una mesa amplia y dialoguista", argumentó. De allí quieren que salgan los candidatos del PJ para 2011. Uno de los hombres del oficialismo que estaría dispuesto a integrarla ya le puso condiciones a un eventual rechazo de su líder partidario: "Nosotros siempre fuimos fieles a Néstor, pero no lo queremos acompañar más allá de la puerta del cementerio".

Tres posturas

DANIEL SCIOLI

Gobernador de Buenos Aires

Líder de la provincia donde Néstor Kirchner decidió concentrar sus ambiciones electorales, acata sin cortapisas su liderazgo. "Nuestra suerte está atada a la suya", confesó uno de sus hombres de confianza.

MARIO DAS NEVES

Gobernador de Chubut

Fue el primer gobernador en mostrar diferencias con el gobierno nacional y anunciar que "provincializará" las elecciones. Quiere ser candidato a presidente. Ya anunció el fin del kirchnerismo: "Este proyecto termina en 2011".

JOSE LUIS GIOJA

Gobernador de San Juan

El mandatario provincial tiene una relación oscilante con el kirchnerismo. Elogia las medidas del Gobierno, pero es crítico de algunas posiciones políticas. Se refugiará en su provincia durante la campaña de octubre.

Se oficializaron candidatos en Catamarca

* La justicia electoral oficializó ayer los partidos y las alianzas políticas de Catamarca que competirán en las elecciones del 8 de marzo.

Fuentes judiciales confirmaron que el oficialista Frente Cívico y Social (FCS) llevará en primer lugar en la lista de diputados provinciales a la actual senadora María Teresa Colombo; la alianza Frente Justicialista para la Victoria, al concejal capitalino y empresario Hugo Argerich; la Alianza Catamarca para Todos-Coalición Cívica, al neurocirujano Rubén Manzi, y Otro País Autonomista es Posible, a la hermana del gastronómico Luis Barrionuevo, Liliana Barrionuevo.

Comentá la nota