Los gobernadores se alejan del campo

Por Emilia Subiza

De la Redacción de LA NACION

No hubo cortes de ruta, desabastecimiento, ni manifestaciones masivas. La última protesta del campo no fue lo que era: cambiaron los reclamos y también los apoyos políticos. Durante el conflicto por la resolución 125 de retenciones móviles, algunos gobernadores como Hermes Binner (Santa Fe) y Juan Schiaretti (Córdoba) tuvieron una participación activa a favor del sector. En la última medida de fuerza, que incluía un reclamo por la coparticipación federal, ese apoyo no se advirtió.

"Las provincias tienen hoy necesidades más apremiantes que hace unos meses y el Gobierno no está dispuesto a ceder nada en coparticipación", sostuvo el presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Hugo Luis Biolcati. Y se refirió específicamente a Binner, que tiene "enormes pérdidas" por sequía.

Para Biolcati, algunos gobernadores decidieron tomar distancia del sector, en el último paro, teniendo en cuenta las circunstancias internacionales y por temor a que las medidas fuerza escalaran como en el conflicto anterior.

El titular de Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), Pedro Apaolaza, opinó: "Se van distendiendo las posiciones cuando se logran algunos acuerdos". Y recordó que el gobierno nacional auxilió a Schiaretti con el problema de la caja de jubilaciones.

El presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Mario Llambías, dijo que los gobernadores "no tuvieron tiempo" de expresar su apoyo al reclamo en esta ocasión. "Yo creo que algunos van a salir a pelear por la coparticipación y otros van a preferir seguir mendigando en la Casa Rosada", sostuvo Llambías, aunque no quiso dar nombres.

Para Apaolaza, los gobernadores van a tener que tomar una responsabilidad clara en la pelea por la coparticipación. "Nosotros los vamos a acompañar", agregó.

Biolcati resaltó que con el gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saa, hay "muy buenos" vínculos. Lo mismo opinó Apaolaza.

Críticas a Schiaretti

La presencia del gobernador de la provincia de Córdoba, Juan Schiaretti, en Moreno, durante los anuncios del Poder Ejecutivo sorprendió y no cayó bien a los dirigentes del campo. Durante el conflicto agropecuario, Schiaretti había dado un apoyo explícito y decidido al sector rural, que le valió un enfrentamiento abierto con la Casa Rosada. En las últimas semanas se acercó al Gobierno, con el que acordó un demorado auxilio financiero para la alicaída caja jubilatoria de la provincia.

Llambías ironizó: "Lo vi con cara de compungido, preocupado. Debe haber estado pensando en los que lo votaron".

Biolcati, sostuvo: "Verlo ahí fue extraño. Fue una actitud política que no estaba prevista hace un mes". Y para justificar su actitud de alguna forma arremetió: "La necesidad tiene cara de hereje".

Buzzi dijo: "Uno podía esperar la presencia Scioli, pero la de Schiaretti no. Generó mucho malestar en los productores cordobeses".

Luego advirtió, el ruralista advirtió: "Hay que entender que tiene problemas y necesidades".

Sobre el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, el presidente de la SRA, opinó: "Está como siempre, muy metido con el Gobierno y con el conurbano; pero se olvidó del interior de su provincia".

Durante el último conflicto, el mandatario bonaerense mantuvo al principio una posición ambigua, que luego se transformó en un respaldo decidido al Gobierno.

No obstante, hay quienes dialogan con él. Apaolaza es uno de ellos. El dirigente destacó que con Scioli trabajan "sin problemas" en cuestiones de gestión y hay diálogo cordial con sus ministros y secretarios.

"No podemos vivir peleando contra todo el mundo. Con alguien tenemos que hablar", agregó el ruralista bonaerense.

Comentá la nota