El gobernador recibe hoy a los gremios estatales

El gobernador Oscar Mario Jorge y los gremios estatales finalmente se verán hoy las caras, en lo que será el capítulo final de una larga historia sobre este mentado encuentro, postergado una y otra vez y convocado finalmente de manera casi urgente por el oficialismo el último viernes.
La reunión en la que se hablará al menos del reajuste salarial cuatrimestral está prevista para las 18 horas, en el Salón de Acuerdos de Casa de Gobierno.

El nombre del lugar de encuentro es también un gesto del Gobierno, que en medio de un conflicto prolongado y con picos de intensidad aguarda a que pueda llegar a un arreglo al menos parcial.

Desde la Asociación de Trabajadores del Estado ayer abrieron el paraguas, para moderar expectativas respecto de la chance de que haya acuerdo, ya que el dirigente Daniel Pérez adelantó que si el incremento no llega al diez por ciento habrá nuevas medidas de fuerza, e incluso paros.

Antes de que el Gobierno formalizara la convocatoria al encuentro de esta tarde, desde la Mesa Intersindical, que nuclea a distintos gremios que representan a los trabajadores de la administración pública, habían exigido que se llamara de una vez al encuentro.

En la última reunión formal entre las partes había sido el ministro de Hacienda Ariel Rauschenberger el que había aceptado un encuentro alrededor del 15 de julio. Después, el propio gobernador pateó la pelota para adelante cuando habló de la chance de verse las caras en agosto. Finalmente, "partieron la diferencia".

Lo que está claro es que los gremios vienen con una molestia de arrastre, y demandas en consecuencia. Insistieron en las últimas horas en la necesidad de que la oferta salarial oficial ataque "la pérdida del poder adquisitivo del trabajador, agravado con los últimos tarifazos poselectorales como así también el incremento notable en el valor de la canasta familiar".

"El salario dignifica al trabajador cuando permite la realización personal y de su grupo familiar", agregó un comunicado de la Intersindical con las firmas de Marisa Motta y Alberto Chirino (UPCN), Roberto Simpson (ATE), Julio Acosta (Luz y Fuerza), Jorge Fraile (Viales), Walter Oyarse (SIPOS), Gustavo Montiel (SOEM) y Guillermo Severio (Judiciales).

En los días previos a la convocatoria oficial, desde la Mesa Intersindical presagiaban un mes de agosto "agitado" por el conflicto. Sigue habiendo muchos reparos: cada vez que el gobernador los llamó y los sentó a una mesa, fue para anunciar medidas "unilaterales", sin posibilidades de negociar o intercambiar opiniones.

El oficialismo también aplicó la estrategia del "llanto", habitual en estos casos: a poco de llamar al encuentro mandó a algunos de sus funcionarios del área de Hacienda a quejarse públicamente por el descenso en la recaudación o en el ingreso de fondos coparticipables.

El propio gobernador ha hecho un estilo de ese tipo de quejas: últimamente se lo escucha protestar por los problemas que causan diversas circunstancias, desde la sequía hasta la gripe A.

Por eso se entiende, tal vez, que desde ATE admitan: "No tenemos muchas expectativas; la verdad que son muy pocas".

"Advertimos que si no ofrece más del diez por ciento, nos levantaremos de la mesa y comenzarán las medidas de fuerza, con paros y movilizaciones, porque las bases no llegan a mitad de mes con los salarios que cobran", dijo ayer públicamente Daniel Pérez, secretario de Prensa de ATE.

Comentá la nota