Un gobernador plantado y un ministro 'profeta' en su Tierra

El gobernador bonaerense, Daniel Scioli, tuvo que conformarse hoy con reconocer "públicamente" los servicios de su ex jefe de los sabuesos, Santiago Montoya, luego de que el ex funcionario provincial esquivara el convite para participar de la acto de asunción de los nuevos funcionarios de la Provincia y lo plantara en la Gobernación pese a haber sido invitado al evento.
"Sí, estaba invitado", reconoció Scioli este mediodía al salir del acto de asunción de los nuevos ministros en el Salón Dorado de la Gobernación, y frente a la ausencia de Montoya, se limitó a repetir una frase, casi de rigor, que había lanzado ayer: "de todas formas, ya le agradecí públicamente por los servicios prestados a la Provincia", aseguró el mandatario provincial.

Ayer, tras la invitación cursada por los medios a su expulsado funcionario, fuentes cercanas a Montoya habían reconocido –tal como publicó INFOCIELO- que no sería de la partita, pese al convite, precisamente porque está "muy molesto" sobre todo por la forma en que se precipitó su salida de la conducción de ARBA.

Arlía, profeta en su Tierra -aunque desde La Plata- un ministro tribunero

Por contraste, el flamante Ministro de Economía bonaerense, Alejandro Arlía, ya le imprimió un estilo propio a su conducción en esa área central de la administración bonaerense, sobre todo en comparación con el bajo perfil que caracterizó el paso por esa cartera de Rafael Perelmiter.

Es que al término del acto de asunción, el joven funcionario de Brandsen –distrito al que aspira conducir desde el Municipio- se escurrió entre los presentes después del saludo de rigor y se cruzó hasta la Plaza San Martín.

¿El motivo?, en ese lugar, lo esperaba una delegación de Brandsen que habían llegado hasta La Plata aprovechando la cercanía con la Capital Provincial, para ponerle ‘ruido’ de bombos y mística peronista –marcha y carteles incluidos- a una asunción dentro del gabinete de Scioli, que no se caracteriza precisamente por venerar el folcklore peronista.

Mezclado entre los suyos, se lo vio al flamante ministro de Economía abrazado cuál formación de fútbol a una veintena de coterráneos, posando "para la foto", con la imagen de la V (victoria) frente a la cámara.

Comentá la nota