El gobernador Peralta le dio un ultimátum a la empresa Argenova

Puerto Deseado, (C).- Faltando solo algunas pocas horas para el brindis del nuevo año, Argenova por expreso requerimiento del gobernador Daniel Peralta decidió dar marcha atrás a los despidos que había efectuado contra 4 operarios que se desempeñan en la planta ubicada en el parque industrial de esta ciudad.
El delegado de la firma contó a Crónica que los trabajadores que habían iniciado un piquete con quema de cubiertas el 30 de diciembre en reclamo por la reincorporación de los trabajadores pasaron toda la noche frente a la planta y de no mediar una respuesta favorable estaban decididos a quedarse por tiempo indeterminado. "Fue un reclamo que considerábamos justo porque esta empresa ya está acostumbrada a echar gente y a que nadie le diga nada y esta vez encontró resistencia tanto del gremio como de todos los delegados inclusive de otras empresas que nos apoyaron en todo momento porque pasamos la noche reclamando y nos preparábamos también para pasar el 31 frente a la planta, si esto no se arreglaba, pero por suerte el gobernador le dijo al gerente que inmediatamente desista de despedir gente porque estaba violando el acta que firmaron en agosto donde se comprometieron a mantener el nivel de empleo", sostuvo el delegado.

"La empresa equivocó el camino"

Por su parte el subsecretario de Pesca Juan Carlos Braccaleti, dijo sentirse asombrado por la actitud que tomó la operadora de despedir a 4 personas en vísperas de año nuevo. "Me parece que equivocó el camino porque en agosto hubo un acta donde las empresas se comprometían a no echar gente a cambio de una reducción del 60% de los permisos y cánones de pesca, y Argenova firmó el acta y con esta actitud fuera de lugar está evidentemente violando el acuerdo sellado, yo espero que recapacite porque también esta actitud inoportuna fuera de lugar como lo es echar empleados a fin de año la llevará a perder esos beneficios acordados en esa acta", indicó Braccalenti en diálogo con Crónica.

El funcionario expresó que se había comunicado con el gerente de la firma Martín Irueta quien le había indicado que el despido de los obreros estaba justificado porque se trataba de personas que faltaban siempre y siempre estaban con carpetas médicas. "Yo le dije a Irueta que eso que él estaba expresando de que la gente faltaba, lo tenía que demostrar porque los delegados del STIA estaban diciendo todo lo contrario y una actitud tomada de ese modo repercute con la sensibilidad de la gente, además- amplió- los obreros que son despedidos inmediatamente tienen que ser reemplazados y eso es lo que esta empresa parece que no entiende".

Grandes esfuerzos para evitar los conflictos

Al hacer un balance del año pesquero Braccalenti indicó que en un año crítico donde los recursos langostino y merluza tuvieron un descenso de precios en el mercado internacional, Santa Cruz apostó mantener el nivel de empleo de los trabajadores de la pesca haciendo importantes sacrificios desde el punto de vista tributario ya que debió postergar el cobro de permisos y cánones de pesca en un 60 %. "Ninguna planta en Santa Cruz ha cerrado sus puertas ni está en concurso, y creo que ese es un logro importante y por una empresa eso no se puede caer", dijo por último.

Comentá la nota