El Gobernador ordenó escriturar terrenos para el PROMEBA

El mandatario Arturo Colombi firmó el decreto 2856 que dispone la escrituración de los terrenos para que figuren a nombre del Estado correntino. Se trata de los barrios Ongay, Paloma de la Paz, La Olla, San Jorge e Irupé, donde ahora podrán avanzar con las obras.
El gobernador Arturo Colombi firmó ayer un decreto que dispone la escrituración a nombre del Estado provincial de los terrenos sobre los que se avanzará con las obras de mejoramiento en el marco de la ejecución del PROMEBA. Así, cerró en las últimas horas un largo proceso de regularización dominial de los terrenos ocupados por los barrios Ongay, La Olla y otras zonas humildes de la capital correntina.

“Esto que hacemos es consolidar la imagen de seguridad jurídica y de instituciones sólidas que necesita Corrientes para atraer inversiones. El PROMEBA es un programa muy bueno para la urbanización de barrios precarios y faltaba normalizar la cuestión de los terrenos, algo que sucesivos gobiernos dejaron pasar y que nosotros resolvimos ahora, camino a la ejecución de las obras”, dijo el mandatario.

Con el decreto 2856, el gobernador Arturo Colombi le puso el broche de oro al tortuoso proceso que la ex interventora del menemismo Claudia Bello había paralizado mediante un veto a la vieja ley

Nº 4655 de expropiación sancionada por el Parlamento correntino en 1992. En aquel momento la Legislatura insistió y volvió a poner en vigencia la norma en cuestión, pero el procedimiento expropiatorio no avanzó sino hasta la gestión actual.

“Autorízase a la Escribanía General Gobierno a tomar la intervención que le compete para inscribir en los organismos pertinentes los inmuebles expropiados por Ley Nº4655 a la sucesión de Elsa Emilia Acosta Aguirre de Ongay, titular de mensura de los lotes de las manzanas “O”, “F”, “M”, “N” y “J”, según duplicado de mensura 1791 “U”, delimitados al Norte por la calle Valdepeñas, al Sur por las vías del ferrocarril y la calle Nicaragua, al Oeste por la calle Castelli y al Este por la calle Güemes de la ciudad de Corrientes, a nombre del Estado de la Provincia de Corrientes”, reza el texto del decreto.

El corolario al largo proceso de expropiación llegó luego de una serie de medidas administrativas adoptadas en los últimos tiempos, tendientes a definir de acuerdo a derecho el marco sobre el cual habrán de ejecutarse las obras de mejoramiento del PROMEBA en los barrios Ongay, Paloma de la Paz, La Olla, San Jorge e Irupé.

Entre esos pasos se encuentra el pago de los terrenos en cuestión, efectivizado años atrás en cuotas de 30.000 pesos que totalizaron el total del monto definido para consumar la expropiación a los herederos del sucesorio de los Ongay: 360.000 pesos.

En los considerandos del decreto se mencionan esos pasos y se deja constancia de que el procedimiento contó con el aval del Tribunal de Cuentas de la provincia, -tal cual lo dispone la normativa de contralor administrativo- del proceso, reflejado en un expediente de 2.055 folios. Así se desprende de documentación citada que invoca los pasos ejecutados por el Ejecutivo provincial durante el ejercicio fiscal 2003 al 2007, así como los dictámenes favorables en el sentido de la factibilidad del proceso emitidos por la Gerencia de Asuntos Sociales del Invico.

“Esto fue posible gracias al avenimiento de las partes. En especial de los herederos del sucesorio, que aceptaron en su momento (2003) el pago en cuotas, lo que permitió (tras una minuciosa revisión de antecedentes por parte de la actual gestión de gobierno) culminar el procedimiento con el decreto que dispone la escrituración de los terrenos para que figuren a nombre de su legítimo dueño: el Estado correntino, que podrá avanzar ahora hacia la ejecución de las obras y concluir con el traspaso de los lotes a las miles de familias beneficiarias del programa”, dicen desde el Gobierno.

Comentá la nota