El gobernador ordenó contener gastos para cerrar el ejercicio fiscal

El subsecretario de Hacienda y Finanzas, Miguel Aquino, descontó ayer que el Poder Ejecutivo vetará el aumento salarial que los diputados votaron para la Policía del Chaco, en razón de que esa erogación desbordaría las pautas de gasto que la Ley de Responsabilidad Fiscal obliga a las provincias a respetar.

El funcionario dijo que por eso la orden del gobernador fue evitar un desborde del gasto corriente, para que no sea necesario recortar las inversiones en salud, educación y otros servicios básicos del Estado. “No podemos gobernar sólo para los empleados públicos, también hay que pensar en el millón de chaqueños”, planteó.

Legislaturas contradictorias

El Consejo Federal de Responsabilidad Fiscal se reunirá esta semana, para otra ronda de evaluación sobre la marcha del marco que obliga a las provincias a controlar sus gastos para no incrementar deudas y desfinanciamientos.

Aquino dijo que si bien los gobiernos provinciales en algunos casos tienen vocación de cumplir con esas pautas de prudencia fiscal, “en muchas provincias, entre las que está la nuestra, las legislaturas votan leyes de gastos que hacen que se incumpla la ley que ellas mismas habían votado antes”, dijo, refiriéndose a la paradoja de que es la misma Legislatura chaqueña la que en su momento aprobó la adhesión provincial a la Responsabilidad Fiscal.

En cuanto a las consecuencias de salir de las pautas fijadas por la normativa federal, recordó que “una de las sanciones es la limitación para refinanciar pasivos”, un tema importante para el Chaco porque es, tras los doce años de gestión de la Alianza, uno de los distritos más endeudados del país.

Aquino reveló que en lo que hace a 2007 “el Chaco quedó fuera de un parámetro, porque cerró ese año con un déficit de unos 40 millones de pesos, que estamos tratando de resolverlo por algún resquicio legal, de modo de resolver ese faltante, ya que eso influye en lo que podemos obtener en 2008”.

Con esas maniobras contables el Chaco lograría resolver su exceso de gastos corrientes y el déficit, pero el funcionario dijo que “hay un tercer punto que no podríamos cubrir, que es que se gastó más en gastos corrientes y eso afectó al gasto en capital. Es decir se gastó en consumos y se bajó en la compra de bienes. Vamos a ver cómo podemos encuadrar eso, para que no influya en los futuros planes de asistencia financiera”.

Austeridad y prudencia

En ese sentido reiteró que en el nuevo presupuesto presentado para 2009 “está el compromiso de ser austeros y prudentes, y ajustarnos a las pautas macrofiscales. No podemos gastar más que lo que ingresa, y a veces en las provincias sucede que se piden incrementos de sueldos, y no hay razón para aumentar, porque la provincia no genera recursos. Entonces se producen los déficit, que luego hay que cubrir sacando dinero de la salud, de la educación, de la justicia o la seguridad. Así no se puede sostener un presupuesto, y además uno no tiene que gobernar sólo para los empleados públicos”.

Por eso dio por muy probable que el gobierno vete la ley que la Legislatura votó dándole un aumento salarial a la policía. “Seguramente va a tener que tomar esa medida el Ejecutivo, porque uno tiene un límite fiscal, y no se puede gastar más de lo que uno tiene. El Estado no puede resentir los servicios por cumplir con más gastos corrientes. Hay que pensar en el millón de chaqueños, no sólo en los sectores. Debe prevalecer el interés general”, apeló.

Comentá la nota