El Gobernador llamó a la paz mundial desde el Pueblo Ranquel

Desde el sur de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, dio un mensaje de adherencia a la primera Marcha Mundial por la Paz y la No Violencia. La marcha comenzará en Wellington, Nueva Zelanda, el 2 de octubre de 2009, día aniversario del nacimiento de Mohandas Karamchand Gandhi.
Desde el sur de la provincia de San Luis, acompañado por los Lonkos de la Nación Ranquel, el gobernador, Alberto Rodríguez Saá, dio un mensaje de adherencia a la primera Marcha Mundial por la Paz y la No Violencia.

La marcha comenzará en Wellington, Nueva Zelanda, el 2 de octubre de 2009, día aniversario del nacimiento de Mohandas Karamchand Gandhi y declarado por la Naciones Unidas como Día Internacional de la No-Violencia. La actividad finalizará en la cordillera de Los Andes, en Punta de Vacas, al pie del cerro Aconcagua el 2 de enero de 2010.

La iniciativa es impulsada por el "Movimiento Humanista" a través de uno de sus organismos: Mundo Sin Guerras. Tiene como objetivos principales el fin de las guerras, el desmantelamiento de las armas nucleares y el cese de todo tipo de violencia física, económica, racial, religiosa, cultural, sexual y psicológica.

Durará 90 días y pasará por más de 90 países y 100 ciudades, en los cinco continentes. Además está abierta a la participación de toda persona, organización, colectivo, grupo, partido político, empresa, que comparta la sensibilidad del proyecto. La manera de participar será por medio de encuentros, foros, festivales, conciertos, expresiones culturales, deportivas, artísticas, musicales y educativas.

En este contexto, Rodríguez Saá, dio un mensaje de paz desde las tierras que el gobierno de San Luis restituyó a la comunidad ranquel y dijo que se sentía orgulloso de participar en la marcha.

En su discurso reivindicatorio, señaló: "El pueblo ranquel, junto con otras miles de culturas originarias de nuestra América, padecieron el más grande genocidio del que haya sido testigo la historia de la humanidad".

Además, enfatizó: "Fueron identidades silenciadas, oprimidas y excluidas, casi exterminadas, a condición de afirmar la identidad dominante de una cultura blanca, una cultura que se comprendía superior, y que impuso a través de la fuerza las creencias religiosas, las vestimentas, y hasta los alimentos. Nuestro mundo está integrado por una gran diversidad de identidades (étnicas, nacionales, regionales, de clase, religiosas, de género y de edad) muchas veces entremezcladas. Pero la historia ha estado siempre teñida de desigualdades, de negación de derechos, e incluso de represión de muchas de estas identidades".

Por otra parte pidió comenzar a producir un giro en el rumbo de la historia, y llamó a la noble tarea de crear conciencia en la sociedad para decirle no a las guerras, no a todas las formas de violencia y no a todo tipo de discriminación.

El primer mandatario puntano, expresó también que es fundamental la relación de igualdad, respeto y tolerancia entre las diversas culturas, "en el descubrimiento que el yo hace del otro".

También, en su mensaje destacó: "Para luchar por estos hermosos objetivos, cada uno debe colaborar realizando pequeñas acciones que estén al alcance de las manos. Y Agregó, "como gobernador de San Luis, seguiré trabajando en la provincia para que haya inclusión, y para continuar refundando el pacto social con los derechos humanos, los derechos sociales, las libertades y derechos de los ciudadanos.

Sobre el final de su invocación por la paz mundial, convocó a la tarea de construir entre todos un mundo nuevo, donde se les de voz a los que no tienen voz, donde se les de paz a los que sufren opresión, y donde las guerras y la violencia queden en una caja, herméticamente sellada, y que nunca nadie pueda abrir.

Comentá la nota