El gobernador en su laberinto.

Jaque, pese a las reticencias, se plantó en el centro del ring electoral. Es su única garantía para mantener las riendas del poder tras el domingo 28.
El gobernador Celso Jaque, al igual que sus gurúes espirituales y materiales, Néstor y Cristina Kirchner, ha decidido quemar las naves ante al desafío electoral.

Y ha hecho bien, en lo personal.

Porque el próximo lunes 29 tendrá que subir al cuarto piso de la Casa de Gobierno y retomar sus funciones, con normalidad, cualquiera sea el resultado que arrojen las urnas. Le quedarán por delante dos años y medio de gestión. Demasiado carretel para abdicar antes de tiempo.

En algún momento, cuando se pensaban las estrategias de campaña una vez seleccionados los candidatos, se especuló con borrar al gobernador, dada la floja imagen individual que arrojaban las encuestas.

La cuestión era acrecer el prestigio zonal de los dos principales postulantes, los intendentes Adolfo Bermejo y Omar Félix, pero sin Jaque.

La especulación duró menos que un soplido.

Aceptar ese estado de cosas hubiera significado, para Jaque, una jubilación anticipada. Una abdicación lisa y llana.

Habría dejado de ser, ipso facto, de hecho, ya que no de derecho, el gobernador de los mendocinos.

Entonces, decidió enfrentar las circunstancias. Porque ante una derrota del PJ, igual las culpas caerían sobre él. Pero ante una victoria, si hubiera aceptado quedar al margen, el resultado final habría sido el mismo: el de un irredimible segundón.

Inaceptable, por completo.

Inaceptable, principalmente, para alguien que obró el milagro, hace sólo dos años, de convertir el agua en vino. O sea, de convertir en victoria para el peronismo una derrota que se anticipaba como segura frente a César Biffi, el heredero de Julio Cobos.

En primerísimo plano

La manera que encontró Jaque de quemar las naves es permanecer, full time, en el primerísimo plano de la agenda electoral.

Su figura se impone, por investidura y peso institucional, a las de los dos jefes comunales que tratan de alzar la cabeza y la meliflua voz para que se los distinga en medio del fárrago.

La presencia periodística del gobernador es constante. No para de fotografiarse en inauguraciones de obras. Eso en lo formal.

Lo más "picante", sin embargo, lo que concita titulares y coberturas periodísticas, es la actividad política neta. Hace poco estuvo poniéndole candela a un duelo mediático nada menos que con el vicepresidente Cobos sobre sus respectivos gobiernos.

Y la máquina no para.

Aun teniendo poco garbo para lucirse ante cámaras, Jaque viajó a Buenos Aires para mostrarse en la televisión, por cable y abierta. Antenoche, en el programa 14 días, que conduce Charly Fernández por América 24, el gobernador habló, con determinación, de Bermejo y Félix como de " nuestros candidatos". Lo cual equivale a decir "mis" candidatos. Se los echó al hombro, hablando mal y pronto.

Ayer, orondo y paquete, volvió a los almuerzos de Mirtha Legrand. Ante la diva desparramó sus verdades en el más puro estilo Celso. Dijo que, en caso de ser presidente, "convocaría a todos los ex presidentes con el fin de armar un plan común". Es decir, algo parecido a lo que ya hizo aquí.

Jaquismo puro. Jaque DOC.

También en los spots

El protagonismo del gobernador no se constriñe a la crónica diaria. También ocupa un espacio relevante en la profusa batería de anuncios que ya está abarrotando los medios.

Es muy significativa la serie Dicho y hecho, donde burbujean las promesas hechas a los mendocinos, el año pasado en la Legislatura, con su consecuente realización.

La apuesta es fuerte y, por lo mismo, tiñe todo lo que el PJ está proponiendo para motivar el voto.

Es fuerte porque se enfrenta a la campaña Jaque miente que motorizan los judiciales en complicidad con la oposición.

Es fuerte porque Jaque les pone el pecho a su impopularidad y al flaco glamour de su gobierno.

Y es fuerte, además, porque es la manera de decirle a su propio partido "de aquí no me muevo ni aunque vengan degollando".

¿Cuál es el resultado de esta parafernalia jaquista a dos semanas y media de votar?

Ayer el cuartel cobista hizo trascender una medición atribuida a Zuleta Puceiro sobre 600 casos. Gana Sanz con el 32% sobre el 19% del peronismo y el 14% del PD. Es alto el nivel de indecisos y de votos en blanco.

Con seguridad se trata de otra de las típicas operaciones de prensa de estos días calientes. Lo cierto es que, en cualquier sondeo, la lista de Cobos marcha en punta.

A Jaque, a esta altura, parece importarle poco. Lo esencial para él es que, aunque se pierda, sea con dignidad, y permanecer con las manos aferradas al timón, por más barquinazos que dé el barco.

Hombre de ardiente fe, está convencido de que hay vida después de la muerte.

Después del domingo 28 tendrá la oportunidad de hacer la gran Lázaro. "Levántate y anda" será la consigna de su segunda etapa.

La consigna que debería remplazar al tristemente célebre mapa del delito.

Comentá la nota