Gobernador e intendente irán al acto de Cristina en Villa Dolores

El sueño del intendente de Villa Dolores, Juan Pereyra, está a punto de convertirse en realidad. La localidad gobernada por...

El sueño del intendente de Villa Dolores, Juan Pereyra, está a punto de convertirse en realidad. La localidad gobernada por este radical- k dejará atrás 45 años de ausencias presidenciales (el último en ir fue Arturo Illia), cuando Cristina Fernández asista para inaugurar el Teatro Griego, una obra que en realidad se realizó íntegramente con fondos municipales.

Pero el origen de la plata con que se construyó el nuevo coliseo no tiene tanta importancia en el campo político, puesto que el acto ya tiene éxito asegurado. Sucede que no sólo estarán todos los correligionarios que adhieren al proyecto de la Concertación Plural (incluido el gobernador de Santiago del Estero Gerardo Zamora) en una cumbre que comenzará a las 16, sino también concurrirán el gobernador Juan Schiaretti y el intendente capitalino Daniel Giacomino.

Fuentes oficiales de ambos gobiernos cordobeses confirmaron que los mandatarios asistirán a sacarse una foto con la Cristina Fernández, a pesar de que, según las últimas encuestas, aproximadamente el 80% de los habitantes de estas tierras mediterráneas no ven con buenos ojos la gestión de jefa del Ejecutivo nacional.

La Presidenta será entonces el factor que los reúna nuevamente en el lapso de 3 días, ya que ayer, como puede verse en esta página, ambos estuvieron en la Residencia de Olivos, por motivos cuantitativamente diversos, pero cualitativamente similares (dinero para obras).

Obligados a ir

La novela de la ruptura del Frente Cívico vino junto a la decisión de Giacomino de ¨guardarse¨ sólo para exposiciones mediáticas que tuvieran que ver con su gestión.

No obstante, la presencia de la Presidenta en esta provincia es algo que evidentemente no puede eludir, si lo que desea es justamente generar posibilidades presupuestarias para poder gobernar.

Por su parte, Schiaretti tiene el panorama un poco más fácil. Está claro que el apoyo a Giacomino en su gestión es algo que lo favorece en términos políticos (pues lo posiciona como una suerte de ¨salvador¨ de la ciudad capital), aunque también es cierto que el peronista pone en juego un difícil equilibrio, entre lo que le demandan los productores rurales y lo que exige el gobierno nacional.

Comentá la nota