El Gobernador evalúa echar a su cuñado y al ministro Saracco

"Voy a tomar medidas", confió en privado. "Yo echaría a los dos", opinó Rubén Miranda. "Alguno se tendrá que ir", había dicho el titular de Salud.
El gobernador Celso Jaque evidenció ayer, en privado, signos claros que lo mostraron dispuesto a echar a uno o a los dos principales responsables de la cartera de Salud de la provincia.

"Esto no puede pasar más y no voy a dejar de tomar medidas", enfatizó el Gobernador ante pocos testigos, refiriéndose a la suerte de su ministro Aldo Sergio Saracco y del subsecretario de Planificación, Ricardo Landete, quien es hermano de la esposa del mandatario.

No obstante no se conoce hasta dónde llegarán los alejamientos ni cuándo se adoptará la decisión final. Los Andes pudo saber que el miércoles por la tarde Jaque se reunió con el propio Saracco y no existe forma de que el tema no haya sido abordado pues ya habían hecho públicas las críticas del ministro a su subordinado.

"Alguno se tendrá que ir", había disparado un día antes Saracco en Diputados, harto de sufrir recortes de autoridad en la conducción de su ministerio.

Todo hace presuponer que el vínculo familiar con Landete derivó en una reunión similar de Jaque con el subsecretario.

"El que debe decidir es el señor gobernador, pero si algo así pasa en mi gabinete yo les digo a los dos que se vayan", dijo el intendente de Las Heras, Rubén Miranda, ayer en la Casa de Gobierno como próximo presidente del PJ.

Durante la jornada, tanto Saracco -que permaneció en el ministerio- como Landete -que viajó a San Juan por "un tema de agenda"- guardaron silencio y se mantuvieron lejos de la prensa.

Pero las denuncias públicas continuaron haciendo ruido en las terceras líneas del ministerio. La subjefa del Departamento de Higiene de los Alimentos, Susana Ortelano, denunció ayer que Landete protege a empleados denunciados tras una auditoría que concluyó la existencia de perjuicio para el Estado.

Pero Carolina Dávila -inspectora de esa repartición- dijo tener detectadas "una planta de agua mineral en Tunuyán donde cloraban al agua y una planta de tomate triturado que no tenía agua y la dirección no hace nada".

Un eventual doble alejamiento simultáneo en la primera y en la segunda línea de Salud traería complicaciones adicionales a un Gobierno provincial poco afecto a los cambios, y que -cuando se vio obligado a hacerlos- apeló a las segundas líneas para cubrir las primeras.

Así sucedió cuando en Gobierno Mario Adaro sucedió a Juan Marchena; en Producción cuando Raúl Mercau (segundo de Hacienda) sustituyó a Guillermo Migliozzi y en la Dirección General de Escuelas con el remplazo de Iris Lima por Carlos López Puelles.

Ahora el desgaste por los tironeos en Salud dejaron afectadas la primera, segundas y hasta terceras líneas del ministerio.

Saracco y Landete terminaron inmersos en una puja por la conducción del ministerio que se inició a poco de comenzar el gobierno de Celso Jaque. Es que Landete reporta directamente a la Gobernación, lo que restó autoridad a Saracco.

Todo fue empeorando con el tiempo al punto que se produjeron quiebres de autoridad en, al menos, dos áreas medias del ministerio. También aparecieron roces entre directores y personal que dieron lugar a denuncias cruzadas en la Fiscalía de Estado.

Jaque mantuvo ayer una reunión con el vicegobernador, Cristian Racconto; el ministro de Gobierno, Mario Adaro; el secretario general de la Gobernación, Alejandro Cazabán; el diputado Carlos Bianchinelli (jefe del bloque del PJ) y el intendente lasherino.

"Se abordó el plan de viviendas y la creación de una empresa de energía mendocina" (ver página 7) se informó oficialmente. A la hora de las preguntas se respondió que tanto Saracco como Landete "permanecen en sus funciones".

Comentá la nota