Al gobernador enamorado, su mujer lo descubrió por una carta.

Cuando la halló, le pidió que terminara la relación con su amante argentina.
Durante la primera reunión con su gabinete después de haber confesado su relación extramatrimonial con una argentina, el gobernador de Carolina del Sur Mark Sanford pidió ayer nuevamente perdón pero no renunció, algo que muchos esperaban. Todo lo contrario. Citó la Biblia y habló de David, que "se cayó de maneras muy significativas, pero pudo recoger los pedazos". También recurrió al Libro de los Salmos para hablar de la importancia de saber ser humildes. La reunión continuó luego, como si nada hubiera sucedido, con una discusión sobre el paquete de estímulo económico para el Estado.

Su esposa Jenny, sin embargo, no parece tan dispuesta a tratar de obviar lo ocurrido. Ayer le dio una entrevista a la agencia AP en la que reveló que se enteró del romance de su esposo cuando descubrió una carta que le había escrito a su amante argentina.

Madre de cuatro hijos, Jenny le pidió entonces a su esposo que terminara la relación y se quedó "perpleja" al descubrir que la semana pasada Sanford había viajado a la Argentina, ya que ella creía que había ido a alguna parte donde estar a solas para escribir un libro. De hecho, nadie sabía dónde se había ido Sanford, y eso es ahora uno de los motivos por lo cuales hay muchos que afirman que debe renunciar. "¿Cómo pudo abandonar la gobernación de esa manera?", se preguntan.

También lo critican por haber utilizado dinero del Estado para pagar uno de sus viajes a la Argentina pese a que Sanford ya ha dicho que va a devolver esa suma. Las presiones para que el gobernador renuncie terminaron, sin embargo, el jueves por la noche, cuando el vicegobernador Andre Bouer, uno de sus enemigos mas acérrimos, dijo que iba a apoyar a Sanford hasta que termine su gobernación. Bouer, quien aspira a suceder a Sanford en el 2010, no quiere asumir ahora por la difícil situación económica por la que atraviesa Carolina del Sur. Esto significa que, mientras que la situación de Sanford en la gobernación se ha vuelto a encarrilar, su situación personal sigue muy complicada.

Su esposa, Jenny, dijo que existe la posibilidad de una reconciliación pero, por sus declaraciones, no parece muy dispuesta a perdonar. Ayer lloró al mostrar los boletines escolares de los niños, con sus calificaciones espectaculares, diciendo que su mayor temor son las consecuencias que el escándalo que tuvo a su familia como protagonista tendrá para ellos.

"Como con cualquier pareja, lo que se destruyó es el elemento de confianza. Y eso no es algo que se arregla de un día para el otro", afirma Kevin King, un psicólogo de Columbia, Carolina del Sur, que conoce bien a la pareja. Para Linda Olson, directora de Centro de asesoramiento Pastoral de Columbia, la relación de Sanford con la argentina María Belén Chapur fue sentimental y eso lo hace todo más difícil.

"El involucramiento emocional es mucho más profundo y es tan difícil de superar como lo es la traición sexual", dijo la especialista.

Comentá la nota