El gobernador dijo que anunciarán nuevas medidas.

“Algunas obras van a mantener el ritmo, otras van mermar y en otra se va a comenzar con obras nuevas, como la ampliación del aeropuerto de El Calafate”, dijo el mandatario.
Acotó que esta obra permitirá traspasar mano de obra, más allá de mejorar la infraestructura en turismo. “No dejamos de pensar que en algún momento, esta crisis generada por los países motores en el mundo va a terminar y en ese momento podamos estar listos para atender aquellas actividades que dan ingresos genuinos a la provincia, como el turismo, allí están orientadas las obras, más los planes de viviendas, ahora con una nueva ingeniería, ya que se ha cambiado la forma de trabajar sobre las licitaciones”, manifestó.

Peralta había anunciado que la obra pública ya no estaría repartida en pocas empresas, sino que será adjudicada a pequeños emprendimientos para diversificar las adjudicaciones y que esto genere impacto en cooperativas de trabajo.

Respecto de la nueva forma de trabajar sobre las licitaciones, dijo ayer que en el transcurso de la semana se van a tener mayores definiciones del Gobierno nacional, con una serie de compromisos que se van a firmar en Capital Federal, lo que significa infraestructura en deportes, salud, educación, además de poder, en algunos casos, avanzar en construcciones nuevas.

“Nosotros estamos tratando de que toda esa inversión sea íntegramente otorgada por el Estado nacional, porque tenemos un presupuesto acotado en Santa Cruz y estamos avanzando en reformular la cancelación de nuestros compromisos de la obra pública provincial, y orientar todo a que sea el Gobierno nacional el que esté dispuesto a colaborar en este momento”.

Esta definición es considerada a partir de variables que comprometen el presupuesto provincial, como la caída del precio del crudo y de los aportes nacionales de coparticipación. “Todo lo que trae el enfriamiento de la economía, que hace que los ingresos a las provincias sean sensiblemente menores”, acotó el gobernador.

Reacomodamiento

Frente a los coletazos de la crisis que ya se ven en la economía provincial, que más temprano o más tarde llega a cada rincón del mundo, Peralta señaló que se está notando “en algunos sectores de una forma, en otros de otra, lo que nosotros vamos a buscar son mecanismos a partir del diálogo y del armado de esquemas de concertación en distintos sectores, un acercamiento y ver de qué manera son menos castigados los sectores más vulnerables, a los que tenemos que atender por filosofía de Gobierno y por convicción propia; en principio, yo tengo la convicción de que por más dificultades que tengamos, debemos poner todo nuestro empeño aportando soluciones parciales y otras, mirando en el tiempo hacia adelante, buscando soluciones; yo decía el año pasado que iba a ser un año complejo en muchos aspectos, pero lo peor que podemos hacer es quedarnos de brazos cruzados, mirando cómo las cosas se desarrollan sin tomar ninguna acción”, sostuvo.

Remarcó que desde el Gobierno se van a tomar acciones en lo político, trabajar con herramientas financieras, económicas, “vamos a mover muchas cosas para tratar de ir sobrellevando estos primeros meses, hasta ver cómo se van afianzando los números no solamente en la provincia, sino también en el orden nacional. Nos tiene que preocupar, y mucho, la caída de nuestros commodities e ir buscando de qué manera ir mejorando nuestros ingresos”, sostuvo y enfatizó que “esa es hoy la tarea de Gobierno más importante, pensando que todo eso afecta a la gente, porque cada número que ingresa menos, es un problema más que tenemos en la provincia”.

A esto sumó que se va a tratar de que las obras de infraestructura estén orientadas a cambiar el perfil de Santa Cruz, como en el caso de Los Antiguos, donde se está a punto de abrir licitaciones que se refieren a reclamos históricos, como es poner 600 hectáreas bajo riego y el desarrollo de forraje.

Rumores de atrasos

En relación a los rumores, que las constructoras no confirman ni desmienten, el gobernador dijo: “Atraso puede haber, depende de cuál sea la empresa o grupo constructor, depende de cuál sea la empresa, hay algunas más fuertes que otras, lo que digo es que no puede haber despidos por un lado y por eso buscamos el esquema de concertación, y por otro lado, hay que acomodar la ingeniería financiera de las empresas, el ritmo de pago del Gobierno nacional y provincial para que no sean los trabajadores quienes sufran las consecuencias, finalmente, sobre eso se va a basar la reunión que se va a dar en Capital Federal en las próximas horas, que están manejando el secretario de Trabajo y el ministro de Economía”.

El mandatario agregó, en relación a otros sectores de la economía provincial, “pero lo que a mi me preocupa es que escucho a muchos comentaristas y para eso están los periodistas, los analistas de la realidad, pero hay actores que parece que no se dan cuenta que los tiempos han cambiado y lamentablemente no para mejor, tenemos problemas, estamos en medio de cambios estructurales que el Gobierno está manejando, todos lo conocen y lo decimos cada vez que podemos, adónde vamos y cuál es nuestro camino, pero hay cosas que no van a cambiar de un día para el otro, nuestra provincia para cambiar estructuralmente necesita que las condiciones externas y nacionales sean favorables, nosotros vamos a trabajar y esperamos que todos los sectores hagan lo mismo, que dialoguemos y podamos entender que estamos todos en un mismo barco, nadie puede ser privilegiado, tratamos de ver cómo capeamos este temporal, que además va para largo”.

En el marco de la crisis que está dejando a tanta gente en la calle en los más diversos lugares del mundo, principalmente en los países más desarrollados y en las casas matrices de las grandes empresas, y en relación a la sensación que esto deja, Peralta sostuvo que en la provincia ya se vienen tomando medidas preventivas desde fines del año pasado, con la concertación petrolera.

“Ese esquema ha permitido que hasta ahora no haya despidos, pero está claro que han mermado las inversiones, vamos a tener la semana que viene una reunión importante con YPF, donde van a estar también los trabajadores, y pretendemos hacerlo con todas las actividades, la minería también, por allí es muy difícil parar o que no se lleven adelante situaciones que se generan fuera de nuestro país y que acá lo que hacen los gerentes de las subsidiarias es cumplir órdenes, pero desde el Gobierno estamos haciendo todo lo posible porque esto no se traduzca en despidos, en destrucción de empleo, que es lo más preocupante, vamos a hacer todo el esfuerzo que podamos”.

Comentá la nota