El Gobernador cree que Lázaro Báez antes de hablar, tiene que militar en el Peronismo

Luego de las declaraciones del empresario Lázaro Báez sobre distintos aspectos de la política provincial, el Gobernador Daniel Peralta hizo declaraciones públicas y no aprobó los dichos del propietario de la empresa Austral Construcciones. Puso en dudas su participación como candidato a la gobernación en el 2011.
"No comparto algunas afirmaciones de Lázaro Báez, yo creo que hay que militar en el peronismo y me parece que él hacer rato que está dedicado a otra cosa" sostuvo el Gobernador Daniel Peralta al ser consultado por las declaraciones efectuadas por el empresario a un matutino local, según lo indicó su departamento de Prensa.

En este sentido puntualizó que "yo no creo que falten dirigentes dentro del peronismo, en todo caso creo que no están todos los que quisiéramos que estén, uno quisiera tener diez cuadros por cada lugar de gestión pero la realidad es que no es así y esta realidad afecta también a otros sectores, entre ellos, el radicalismo, el socialismo, en el gremialismo empresarial o en la representación sindical de los trabajadores. Son siempre las mismas caras y esto lo vemos todos".

Más adelante enfatizó que "en cuanto a si quiero postularme, nuevamente, como gobernador o no, vuelvo a señalar que no estoy muy seguro si quiero presentarme o no. No me asusta la responsabilidad de seguir si soy electo, siempre y cuando llegada la instancia de decir por parte del peronismo se visualice eso como una buena alternativa, porque si existen otras lo que tenemos que todos es trabajar para que Santa Cruz siga siendo conducida por el Partido Justicialista (P.J.). En definitiva, vamos a elegir al compañero o compañera que mejor posicionado este".

En este contexto, tras recordar que "yo soy el tipo menos apegado al sillón que hay", señaló que "hoy por hoy tengo la responsabilidad de hacer viable el día a día para todos los habitantes de la Provincia de Santa Cruz de acá al 10 de Diciembre 2011. Con eso bastante peso institucional tengo sobre mis espaldas, después dentro del peronismo elegiremos al mejor para apostar a que el Justicialismo siga gobernando, si tiene que ser este gobernador será y sino no será".

Respecto a la situación actual del P.J. reflexionó diciendo que "en el Justicialismo todos nos expresamos libremente y cada uno dice lo que entiende sobre la realidad de la provincia y cómo debería manejarse. Nosotros discutimos esto en el marco de los congresos y considero que no tenemos fisuras internas importantes, tenemos distintas visiones pero no quiebres. El año que viene va a ser un año especial en cuanto a movilización política pensando en el 2011, y en ese marco, lo único que tengo para decir es que yo respeto todas las posiciones, salvo aquellas que dicen una cosa y hacen otra. Me parece que los compañeros y compañeras que no estén de acuerdo con el proyecto del peronismo deben sacarse la máscara e informar a dónde se van a ir".

Visita de De Narváez y Alfonsín

Consultado sobre la visita de Francisco De Narváez a Río Gallegos, el Gobernador puntualizó que "lo único que me fastidió es que dijeron que no les di una audiencia, algo que nunca habían pedido, y por otra parte, algunos personajes que lo rodearon, porque no se sabe bien a quien representan. Lo que me pregunto es que deja la visita de una persona como De Narváez, yo no tengo nada contra él pero me parece que no deja nada, estuvo cinco horas paseando por las calles, dio una vuelta por la calle Roca, tomó un café y se fue".

"No habló de nuestros problemas ni de nuestro olvido histórico" indicó, en tanto aseguró que "me revela cuando estos tipos vienen, dan dos vueltas y se van, y después son opinólogos de nuestra realidad sin conocerla. Dicen que fue acompañado por un sector de los petroleros, yo estuve compartiendo una reunión con 1500 trabajadores del sector y sus familias, no creo que haya más trabajadores que esos".

Al respecto manifestó "me parece que sirven estas visitas para dejar claro donde está parado cada uno, mucha de esa gente le hacía guardia a la casa del Dr. Néstor Kirchner en el 2007, cuando los docentes y los trabajadores estatales se manifestaban, y mira como cambian las convicciones con el tiempo, hoy dicen que el ex Presidente es el demonio. Yo creo que en política hay que estar siempre en el mismo lugar, pueden cambiar las circunstancias pero uno tiene que estar parado en el mismo lugar".

Si bien descalificó la visita de De Narváez fue taxativo al diferenciarlo del dirigente radical Ricardo Alfonsín, quien también estuvo en Río Gallegos. Respecto a él señaló que "es otra cosa y me merece el mayor de los respetos, sobre todo porque le tengo un afecto muy especial a su padre por todo lo que hizo por la democracia argentina". (Agencia OPI Santa Cruz)

Comentá la nota