El gobernador le bajó el pulgar a la suba de los sueldos de los concejales

Finalmente, el Gobierno dispuso no incrementar el gasto político en el interior de la provincia. Justo el mismo día en que se retrocedió con una suba salarial en la Legislatura, los intendentes comenzaron a firmar el Pacto Social, aunque sin el anunciado aumento en los sueldos de los ediles de 12 municipalidades.
“Eso no va. La crisis que se está viviendo es muy grande. Para que tengan una idea, entre enero y febrero me están llegando casi $ 60 millones menos de lo que está pactado con la Nación”, sostuvo el gobernador, José Alperovich, cuando se le consultó sobre si elevaría el tope salarial de $ 2.500 a $ 3.000.

El incremento para los concejales del interior había sido previsto por el mandatario provincial en el decreto 212/3, firmado el 12 de este mes, mediante el que se reglamentó el Pacto Social entre el Poder Ejecutivo y los municipios. La norma, en su artículo siete inciso K, fija que la remuneración de los ediles no podrá superar los $ 3.000, excluidas las asignaciones familiares.

Sin embargo, la medida no se hará efectiva, ya que los convenios particulares entre los intendentes y el gobernador son los que regulan la asistencia monetaria. Precisamente, atento a la evolución de la crisis económica, en este texto se mantuvo el tope en $ 2.500.

El reclamo por una suba salarial fue concretado de manera pública por concejales de varias ciudades del interior, quienes sostienen que el sueldo no les permite atender a los reclamos de los vecinos.

Comentá la nota