El gobernador asevera que la Provincia se quedó sin reservas

Alperovich dice no tener noticias sobre la ayuda nacional para refinanciar la deuda pública. El mandatario calculó que los vencimientos que operarán durante el año que viene totalizarán unos $ 550 millones. Ratificó que no tomará préstamos de la banca privada.
Al año le quedan pocos días, y todavía el Gobierno provincial no sabe si la Provincia será beneficiada por la Nación con la refinanciación de los servicios de la deuda pública que vencen el año que viene. El propio gobernador, José Alperovich, recalcó ayer, en diálogo con la prensa, que la asistencia del Gobierno central es fundamental para el proyecto de gobierno que llevará adelante durante 2010. "No se sabe absolutamente nada: nosotros estamos esperando. (La refinanciación) es la clave para ver cómo nos vamos a manejar el año que viene", reconoció.

El mandatario calculó en aproximadamente $ 550 millones los vencimientos que su administración deberá atender durante los próximos 12 meses. "La propuesta es pagar todos los intereses y alguito de capital, y que nos refinancien parte del capital. Pero hasta el momento no hay directivas de nada. Esperamos que en los próximos días esto venga", expresó.

Un mes atrás, el ministro de Economía de la Nación, Amado Boudou, había advertido que la Casa Rosada iba a analizar la situación de cada distrito y que iba a ayudar financieramente sólo a aquellos que sean prolijos con sus cuentas. En ese sentido, Alperovich se mostró tranquilo y también optimista.

"Tucumán es una de las pocas provincias que no tuvo déficit, gastó menos de lo que entró, así que estamos totalmente ordenados. Estamos llegando a fin de año, a pagar los sueldos bien, en tiempo y forma", expresó. Empero, admitió que se precisa la refinanciación. "Nos hemos quedado sin reservas, por eso es necesario ver qué política hay de la Nación para empezar con la negociación", puntualizó.

"No estaremos holgados"

De todos modos, Alperovich descartó que la falta de reservas vaya a sacudir la economía de la provincia. "No estaremos holgados, pero llegaremos bien. Los primeros seis meses son los de peor recaudación; no solamente de ingresos provinciales, sino también de coparticipación. (Ahí) es cuando más ajustados estaremos", advirtió.

El titular del Poder Ejecutivo, además, volvió a desechar la posibilidad de que la Provincia tome créditos, para compensar el hecho de que aún no se dé la ansiada refinanciación del pasivo con la Nación. La reciente suspensión de la Ley de Responsabilidad Fiscal permite a los Gobiernos provinciales gestionar préstamos por fuera del aval de la Nación, en entidades financieras privadas. "Nosotros, desde que asumimos el Gobierno, no hemos pedido un crédito de nada, solamente la refinanciación, con la Nación. No se ha pedido un peso de crédito a un banco privado, en absoluto", recalcó.

Comentá la nota