El gobernador analizó la situación en Termas de Reyes

Walter Barrionuevo se reunió con los funcionarios de las distintas áreas que conforman el sistema de emergencias.

Acciones

El gobernador de la Provincia Walter Barrionuevo confirmó ayer al mediodía, tras la reunión del Comité de Emergencia, que no se habían reportado víctimas fatales como consecuencia del alud de agua, piedras y lodo registrado el martes n Termas de Reyes, que provocó casi un centenar de heridos de distinta consideración e importantes pérdidas materiales. Al mismo tiempo, lamentó el trago amargo que pasaron varias familias de turistas que se quedaron sin sus vehículos, arrasados y estropeados por la furia de la naturaleza. También dijo que sólo quedaban hospitalizadas ocho personas y que el resto habían sido dados de alta en forma progresiva.

Con una postura casi paternalista, la voz del mandatario jujeño llevó tranquilidad a miles de ciudadanos que siguieron de cerca los informativos relacionados al desastre natural acaecido en la pintoresca localidad termal. Es que hasta el mediodía de ayer, la catástrofe, por la magnitud de los hechos y la cantidad de personas que se encontraban disfrutando de los piletones termales existentes en el lugar, se había convertido en un verdadero milagro, producto de la Providencia Divina.

La reunión del Comité de Emergencia, conformado por diferentes organismos del Estado provincial, había sido convocada de urgencia por el propio gobernador, quien asistió al encuentro para conocer el informe de situación elaborado por los funcionarios intervinientes en la urgencia. Durante el encuentro Barrionuevo escuchó atentamente el relevamiento de los daños materiales causado por el alud y a la vez recabó información sobre las posibles causas que propiciaron el fenómeno.

"Recibí el informe pormenorizado de cada uno de los ministros, los presidentes de los organismos autárquicos y de los directores de las distintas áreas", relató a la salida de la reunión, asegurando que lo ocurrido es de naturaleza absolutamente imprevisible. "El deslizamiento tuvo esta vez una magnitud importante, pero hemos tenido suerte, porque gracias a Dios no hemos tenido que lamentar víctimas, sino daños materiales que son siempre subsanables", acotó.

Más adelante precisó que a los pocos minutos del alud se habían registrado 97 víctimas con heridas y contusiones de distinta consideración y que al mediodía de ayer sólo quedaban internadas 8 personas. Mencionó además que todos los componentes del sistema de emergencia de la provincia activaron su tarea y redoblaron esfuerzos para asistir a los heridos, que fueron atendidos en los hospitales "Pablo Soria", "San Roque" y el de Niños "Héctor Quintana".

"Paulatinamente los pacientes fueron recibiendo el alta médica y comenzaron a volver a sus casas, quedando hospitalizadas por ahora solamente 8 personas", dijo Barrionuevo, aludiendo al informe que le había elevado el secretario de Políticas Sanitarias, a cargo del Ministerio, Marcelo Bellone.

Comentá la nota