GNea, vuelve el optimismo

El subsecretario de Obras Públicas de la nación, Abel Fatala, confirmó que Argentina sigue interesado en comprar gas boliviano, y por ello pidió a Bolivia una reprogramación del proyecto del gasoducto del NEA. "Antes de fin de año habrá novedades y habrá una prosecución de la obra con vistas al 2010", señaló. Fatala, en una reciente visita a Bolivia, se mostró optimista con relación al proyecto de gas natural para el nordeste argentino.
El subsecretario de Obras Públicas de la nación, Abel Fatala, confirmó que Argentina sigue interesado en comprar gas boliviano, y por ello pidió a Bolivia una reprogramación del proyecto del gasoducto del NEA.

"Para nosotros es prioritario", manifestó la autoridad, al indicar que el nordeste argentino (NEA) sería muy beneficiado por la construcción del gasoducto. "Es importante la reprogramación de los plazos para la construcción del gasoducto, que incrementaría los volúmenes de exportación del gas boliviano", dijo.

"Antes de fin de año habrá novedades y habrá una prosecución de la obra con vistas al 2010. Los volúmenes tienen que estar en función del consumo de lo que nosotros vamos a demandar", explicó.

Fatala, en una reciente visita a Bolivia, se mostró optimista con relación al GNEA y explicó que "en este momento se está trabajando en una reprogramación de la obra que tiene que ver con el avance que se va a producir de acuerdo con el cronograma original".

El funcionario dejó claro que Argentina mantiene su interés por el gas boliviano y que el tendido del GNEA es prioritario, a pesar de las modificaciones y reprogramaciones, serún reproduce reguinnortegrande.com.ar. Fatala añadió que el costo del ducto del lado argentino, estará sujeto a los resultados de la reprogramación que se está realizando en La Argentina y que se deberá hacer en Bolivia.

En el lado boliviano el gasoducto —que tendrá una extensión de 20 kilómetros— lo construirá YPFB Transporte y se calcula que tendrá un costo de aproximadamente $us 30 millones, informó días atrás el titular de la empresa, Cyro Camacho. El gasoducto debe estar concluido el año 2013, y se extenderá desde el campo gasífero de San Alberto (Tarija) hasta la frontera con Argentina, desde donde tras recorrer 1500 kilómetros llevará gas a las provincias del NEA.

Los recursos para esta obra saldrán del crédito concesional de $us 1.000 millones que recibió YPFB del Banco Central de Bolivia (BCB), el jueves 11 de septiembre. El proyecto ya fue concluido por YPFB Transporte, añadió el informante. En el primer semestre las exportaciones bolivianas de gas a los mercados de Brasil y Argentina cayeron a más del 30%, provocando un excedente del energético en el país vecino.

Comentá la nota