GLEW | TRAS EL DESALOJO DE UN PREDIO Decenas de familias cortaron la ruta 210 en reclamo de viviendas

Tras el desalojo que el sábado dejó a más de ochenta familias en la calle, decenas de personas cortaron ayer la ruta 210, a la altura de la localidad de Glew, en reclamo de viviendas.
De esta manera, por más de cuatro horas ambas manos del transitado camino que une los partidos de Almirante Brown y San Vicente permanecieron cortadas y el tránsito estuvo interrumpido. "Queremos que el Municipio nos ayude a encontrar un lugar a dónde ir", reclamaron.

Decenas de familias que el sábado fueron desalojadas del predio que ocupaban en Glew cortaron ayer por la tarde la ruta 210, que une los partidos de Almirante Brown y San Vicente, en reclamo de viviendas.

Cerca de las 15, familias completas se concentraron en la ruta 210 para pedir que el Municipio los "ayude a encontrar un lugar para construir viviendas".

"Decidimos cortar la ruta para que alguien del Municipio o del Gobierno provincial nos ayude porque hay muchos chicos y personas con discapacidad que quedaron en la calle y no tienen a dónde ir", explicó María Elena Caravajal, mientras interrumpía el paso de vehículos.

El conflicto comenzó el sábado, cuando un centenar de policías desalojó a más de ochenta familias que ocupaban un terreno ubicado entre las calles Iglesias, Patagones, Segundo Sombra y Nuestras Malvinas.

Luego de varias horas de tensión, los vecinos debieron desarmar sus casas de chapa y madera y abandonar el terreno privado.

"Desde el sábado pedimos que alguien se acerque a darnos una solución y lo único que recibimos fue indiferencia por parte de los funcionarios municipales", se quejó Caravajal.

Por su parte, José Burgos señaló que "hay mujeres con chicos que están pasando frío y hambre y nadie les da una mano". "No pedimos que nos regalen nada, sólo necesitamos que se cumplan los derechos a tener una vivienda digna", completó.

Lo cierto es que desde el sábado muchas de las familias desalojadas decidieron rearmar sus casas al costado del predio, mientras que otras llevaron sus pertenencias a las casas de los vecinos.

"Anuncian lluvia y frío para los próximos días y hay muchos niños que están enfermos y sin atención médica. Pedimos que el Intendente vea lo que está sucediendo en Glew y haga algo por nosotros", resaltó Burgos, a la vez que anunció que "de no recibir una respuesta" continuarán "cortando la ruta".

Desde el desalojo, la policía custodia el predio desocupado para que las familias no vuelvan a ubicarse allí.

Según la titular de la Jefatura Distrital de Brown, Mabel Rojas, el lugar "es una propiedad privada que tiene una dueña que hizo una denuncia al ver que estas personas habían ocupado sus tierras".

El sábado más de 600 efectivos de distintas fuerzas ejecutaron el desalojo que ordenó la jueza de garantías Liliana Natiello, del Departamento Judicial de Lomas de Zamora.

Comentá la nota