Giustiniani limitó los acuerdos partidarios a "programáticos y de centroizquierda"

A un año de haber compartido la fórmula presidencial con Elisa Carrió, el presidente del Partido Socialista asegura que hablar de candidatos presidenciales para el 2011 "es ciencia ficción".

El Partido Socialista está trabajando en confluencias "por distritos", con una "coherencia programática" y que tenga como ejes fundamentales la "mejora de la calidad institucional y la distribución del ingreso". Así lo definió el presidente del partido y senador nacional por la provincia de Santa Fe Rubén Giustiniani, quién en diálogo con LA CAPITAL fue muy claro al limitar el alcance de los acuerdos partidarios a "programáticos y de centro izquierda", diferenciándose así de su ex compañera de fórmula para las elecciones nacionales de 2007, Elisa Carrió, quien está buscando acercamientos con algunos sectores de derecha, entre ellos el PRO.

Giustiniani estuvo en Mar del Plata para dictar una conferencia sobre el tema que es título de uno de sus libros: "Hacia una democracia de nuevas bases" y fue en ese contexto que concedió una nota a este medio en el que hizo un crítico análisis de las últimas medidas del gobierno nacional de Cristina Kirchner, pero prefirió no adelantar si renovará o no su mandato en el senado nacional y limitar muy claramente el trabajo de alianzas.

"Nosotros somos claramente partidarios de que los frentes tienen que ser programáticos y de centro izquierda. El ancho de la calle lo marca eso. No tenemos ningún carácter de exclusión con nadie, pero creemos que no es el objetivo construir un frente del no, o que le gane al oficialismo. Queremos construir un frente que no solo gane la elección sino que además tenga que gobernar en un sentido y el sentido que queremos es con una agenda de centro izquierda, eso habla por si mismo. Por lo tanto estamos muy lejos del PRO" definió.

En cuanto a las alianzas señaló que "deben confluir por distritos, en función de las elecciones, con una base programática que tenga dos ejes fundamentales como la mejora de la calidad institucional y la distribución del ingreso" y en ese contexto dio el visto bueno al trabajo, en la provincia de Buenos Aires, con la Coalición Cívica que encabeza Margarita Stolbizer y con el radicalismo de Gerardo Morales y con el Partido Nuevo de Luis Juez en Córdoba.

"Vemos que lo hecho en Santa Fe con el frente progresista cívico y social, es un punto de referencia para confluir en diferentes puntos del país y que esto puede darse de abajo hacia arriba, con una coherencia programática y un criterio de construcción que pase por no adelantar los tiempos del 2011".

Para este ingeniero civil que supo ser decano de la Facultad de Ciencias Exactas, Ingeniería y Agrimensura de la Universidad Nacional de Rosario, secretario de Gobierno de la Municipalidad de Rosario y Diputado Nacional, hablar de candidatos presidenciales para las elecciones de 2011 es "ciencia ficción" porque "todavía se tienen que definir muchas cosas en un país donde la realidad es muy cambiante, de una semana a otra se producen acontecimientos que muchas veces cambian los parámetros".

En ese contexto señaló que "pensamos que hay liderazgos que han crecido nacionalmente, en nuestro caso vemos el de Hermes Binner, pero pensamos que esa cuestión va a tener su tiempo y que tenemos que demostrar en el 2009 que podemos sentar un primer paso para construir una fuerza política seria, responsable y de centro izquierda que esté en condiciones de gobernar argentina después del 2011".

Al hacérsele referencia a la mención de Reutemann como un posible candidato presidencial, sostuvo que "tiene dos dificultades, una ser candidato del kirchnerismo sin terminar de definirse kirchnerista y otra que tiene que ganar las legislativas en Santa Fe y nos tiene como adversarios a nosotros".

Disminuir brechas de desigualdad

El senador nacional realizó un crítico análisis del gobierno nacional, señalando que "cierra un año complicado y malo en el sentido de que ha visto descender la confianza ciudadana" porque "la sociedad ve que no se han cumplido las promesas electorales", que tenían que ver con "la mejora de la calidad institucional".

"Tomar decisiones tres funcionarios entre cuatro paredes y no buscar el consenso de los sectores sociales y políticos es disminuir la calidad institucional" definió el socialista, quién asegura que "la agenda pendiente en la Argentina es avanzar, a través de consejos económicos sociales -como propone el socialismo- donde participen los sectores representativos de la vida social, económica y política del país, en la manera de definir una agenda que tiene que buscar disminuir las brechas de desigualdad social que hay en el país".

En ese marco criticó los planes como el de adquisición de automóviles 0 kilómetro o electrodomésticos. "No compartimos la naturaleza de las medidas y la dirección, sino que además, tenemos serias dudas de que sean efectivas" indicó considerando que "habría que haber sido más prácticos. Los dineros de los jubilados en vez de destinarlos a subsidiar tasas para créditos para que pueda aprovechar la clase media alta, todavía no se sabe cómo, tendrían que haber ido a una recomposición de las jubilaciones y las pensiones, esta es la manera concreta de reactivar el consumo y generar un camino de justicia social". Es que según Giustiniani "el horizonte de recesión se debe combatir con el consumo popular, que va a desarrollarse en la medida que los sectores medios y de trabajo y los jubilados y pensionados puedan mantener la pauta de su calidad de vida, con la mantención de un salario que no pierda relación con la economía, con un acuerdo de trabajadores, empresarios y gobierno nacional para suspender los despidos por 6 meses y se logra con bajar los impuestos al consumo, como el IVA a los productos de la canasta básica".

Finalmente se refirió a la moratoria de blanqueo de capitales, que es a su criterio una medida "inaceptable". "Es ponerle un cartelito de tonto al ciudadano que ha cumplido con los impuestos mes por mes y a quienes han evadido y estado fuera de la ley abrirles una puerta peligrosa en una realidad donde la política, los negocios y el juego es un tema que recurrentemente está arriba de la mesa y donde los tres delitos más deleznablemente rentables en estos tiempos de la globalización son el tráfico de armas, de drogas y de personas, que generan un dinero negro que tiene que blanquearse en algún lugar, por eso me parece que es abrir una puerta muy peligrosa".

Bases de libertad e igualdad

El senador nacional y presidente del Partido Socialista, Rubén Giustiniani presentó en Mar del Plata el libro "Hacia una democracia de nuevas bases". Estas bases -aseguró- deben ser las de "libertad e igualdad".

"El siglo 20 demostró que muchas naciones que en búsqueda de la igualdad dejaron de lado la libertad, tuvieron un final no positivo para sus pueblos y que muchas otras en búsqueda de mayores parámetros de libertad, dejaron de lado la búsqueda de la igualdad y la justicia social y construyeron sociedades desiguales", definió, a modo también de mirada crítica sobre el resultado de los procesos democráticos de América latina.

"Dos décadas de neoliberalismo, 25 años de democracia continuada en la Argentina, una democracia continuada en América latina, permiten hablar de una necesidad de un nuevo rol del Estado y de una nueva democracia que se asiente fundamentalmente en la participación ciudadana, que es la que une las tres cuestiones fundamentales que son Estado, mercado y sociedad y la que hace, justamente, un Estado presente, que tiene que ser austero, transparente y reparar las desigualdades que el mercado genera".

Comentá la nota