Giustiniani cerró su campaña con la certeza de que ganará las elecciones

Con la confianza y el optimismo que le dan los sondeos previos, el Frente Progresista cerró anoche su campaña en Rosario con una concentración en la plaza 25 de Mayo y una caravana por toda la ciudad.
Tanto el candidato a senador, Rubén Giustiniani, como el gobernador Hermes Binner se mostraron seguros del triunfo y resaltaron que el domingo los santafesinos van a premiar por igual la gestión socialista en la provincia y el rol opositor al gobierno nacional, en este caso encarnado por Giustiniani.

La clausura de la campaña estaba prevista con un acto en la plaza Pringles, pero al ver que una ochava del paseo fue ocupada por los partidarios de Agustín Rossi, los socialistas decidieron congregarse frente a la Intendencia. No hubo discursos de tribuna. Los candidatos, encabezados por Giustiniani, recorrieron la plaza, se abrazaron y sacaron fotos con los militantes. Luego se acercó Binner y se improvisó una conferencia de prensa al costado del monumento que simboliza la libertad, tapizados por claveles rojos que se arrojaron cuando arribaron al lugar los referentes partidarios.

"A lo largo de estos meses hemos demostrado que hay otra forma de gobernar y creemos que los santafesinos nos van a premiar llevando al Congreso nacional legisladores que defiendan los intereses de la provincia", juzgó Binner.

Nada personal. El gobernador fue un protagonista activo en la campaña del Frente y mantuvo a lo largo de la misma una picante disputa dialéctica con el candidato de Santa Fe Federal. "El problema con Reutemann no es personal, sino de visiones políticas. El desguace de las empresas del Estado, la privatización del Banco. Todos estos hechos, realizados en su gestión, trajeron un enorme perjuicio para la provincia. Así que no hubo agresiones, sino verdades", sostuvo Binner.

A su lado, Giustiniani profundizó esa idea. "Reutemann ha dicho barbaridades. Se nota que está nervioso y los exabruptos que ha lanzado en esta campaña son producto de las malas noticias que le llevan los encuestadores", dijo el candidato a senador, que va por la reelección de su banca.

Al mismo tiempo, el legislador socialista refutó la consigna reutemista que sostiene que la administración Binner es un gobierno de eslóganes y maquetas. "Hay una realidad incontrastable y es lo que se hizo y se está haciendo en Rosario, y lo mismo sucede en la provincia", dijo.

Binner interrumpió y comenzó a enumerar obras: "De los 80 centros de salud, 56 ya están en procesos de ejecución. El Hospital Iturraspe está en la primera etapa de la obra, y en Reconquista y Venado Tuerto ya están adjudicadas las obras".

También negó que se haya utilizado dinero público para costear la campaña. "Los socialistas jamás nos hemos equivocado de bolsillo; sabemos separar los recursos del Estado con los fondos de campaña. Esa denuncia es un disparate", cerró con cierto malhumor.

Comentá la nota