Giroldi y Cáffaro coincidieron en el rol central de las familias a la hora de buscar alternativas para la nocturnidad

Tal como adelantáramos días pasados, luego de una iniciativa del municipio de Zárate, se están evaluando en conjunto con la intendenta de Campana, Stella Giroldi, distintas alternativas para llevar adelante en cuanto a la nocturnidad, siendo una de las principales la posibilidad de recortar el horario de cierre de los boliches de la zona.
"Es inútil tomar esta medida sólo en Campana ó sólo en Zárate", destacó uno de los funcionarios de la secretaría de gobierno de la vecina ciudad que está llevando a cabo una ronda de consultas para ver cuáles son las mejores alternativas.

La última semana, los funcionarios de la vecina ciudad, se reunieron con autoridades de Rosario, en donde en los últimos años una serie de medidas restrictivas sumadas a otra de índole prevencional, generaron un cambio muy importante en la noche rosarina bajando los hechos de violencia que se dan allí. También Cáffaro y Giroldi, en la presentación de un seminario industrial el miércoles último dialogaron sobre el tema y quedaron en dialogar con los intendentes de Baradero, Escobar y Exaltación de la Cruz, para tratar de llevar adelante un proyecto conjunto. "Si no después los chicos empiezan a pulular en diferentes lugares y tenemos otros problemas que pueden generar accidentes. Trataremos de consensuar y articular con todos los municipios. Si no hacemos eso no vamos a tener éxitos", aseguró la jefa comunal en diálogo con este medio.

La intendenta resaltó que más allá de las medidas que tomen los municipios lo fundamental es el papel de los padres y las familias: "Necesitamos todos tomar conciencia pero los padres también. Yo tengo un hijo adolescente que se enoja conmigo cuando digo que voy a cambiar los horarios nocturnos".

En el mismo sentido, el intendente de Zárate, Osvaldo Cáffaro aseguró que "en primer lugar creo que lo que hay que prevenir y no fijar normas estrictas sino que tienen que ser realmente un cambio cultural por eso es un paquete de medidas las que estamos estudiando que no son solamente temas restrictivos". "Hay que analizar los recursos con que contamos los municipios. En definitiva lo más importante es un cambio cultural y social porque venimos acostumbrándonos a toda una forma de diversión que si seguimos en esta línea vamos a terminar mal", manifestó. "Lo importante de esto es que hay un respaldo de la comunidad a partir de la marcha. Lo que buscamos es que nuestros jóvenes se puedan divertir como corresponde", aseguró Cáffaro.

Comentá la nota