Giro de Macri: analiza unificar las elecciones.

Cree que, con un triunfo, eliminaría a Carrió de la pelea presidencial de 2011; fuerte debate interno.
De pronto, el escenario se modificó. Hasta el miércoles, Mauricio Macri tenía casi definido el desdoblamiento de las elecciones porteñas de las nacionales. Parecía resuelto que en junio se elegirían legisladores para la ciudad y en octubre, los diputados nacionales. Casi toda la primera línea del macrismo estaba de acuerdo.

Hasta el consultor preferido por el jefe de gobierno, el ecuatoriano Jaime Durán Barba, tenía solucionado el dilema con dos elecciones en 2009. Pero Macri lanzó un frente con Felipe Solá, Francisco de Narváez y el peronismo disidente y, con el nuevo panorama electoral, la historia empezó a tomar otro camino.

Macri parece más cerca hoy de fijar por decreto -facultad que posee- la unificación de las elecciones. Así lo quiere él, así se lo recomendó Durán Barba -que llegó anteayer a Buenos Aires con la nueva postura- y así se lo sugirió uno de los diputados que más escucha: Federico Pinedo.

El martes próximo se reunirá la cúpula política del macrismo. Se encontrarán Horacio Rodríguez Larreta, Gabriela Michetti, Diego Santilli, Marcos Peña, Santiago de Estrada y, tal vez, también Pinedo. Debatirán el nuevo escenario, que terminará por definir Macri en un plazo inferior a un mes.

Originalmente, la idea era anunciar el 1° de marzo la fecha electoral. Ahora, es posible que esto se dilate. La lógica de separar las elecciones partía de la base de que Elisa Carrió se presentaría como candidata a diputada nacional y ninguna figura macrista podía superarla. Así, Michetti podía encabezar las postulaciones para la Legislatura, donde el macrismo le veía buenas posibilidades para arrasar. Esto sugiere, también, que cada sector tendrá este año un solo candidato fuerte para presentar, y debe jugarlo en elecciones nacionales o locales.

Hay una dato clave: si el oficialismo porteño gana las elecciones locales con una buena diferencia, se asegurará la mayoría legislativa y la gobernabilidad hasta 2011. Si, en cambio, no toma una distancia considerable del segundo, no alcanzará la mayoría y deberá consensuar leyes con sectores con los que el macrismo deberá pelear la presidencia nacional dentro de dos años.

Algunas encuestas -al menos, las que lee Macri- sostienen hoy que Michetti vencería a Carrió en cualquier frente. Y eso envalentonó al jefe de gobierno para pensarla como candidata a diputada nacional.

Pero el principal motivo para pensar ahora en elecciones unificadas es que el acuerdo de Macri con Solá y De Narváez divide la escena política en tres: el Gobierno, el peronismo disidente y el panradicalismo. "Si le ganamos a Carrió en octubre, le quitamos fuerza para las elecciones presidenciales de 2011", indicó un macrista de la primera línea. Otros creen que la gobernabilidad porteña debería tener la prioridad en la decisión. En todo caso, el dilema comenzará a definirse el martes.

Michetti propone un acuerdo opositor

* La vicejefa de gobierno porteño, Gabriela Michetti, alentó ayer la posibilidad de un acuerdo parlamentario de todos los partidos de la oposición para limitar el poder del kirchnerismo. "Creo que podemos hacer algo juntos. No parece ser tan imposible", dijo en una entrevista con lanacion.com. Pero, al mismo tiempo, puso condiciones: le pidió a Elisa Carrió un reconocimiento a la labor de Mauricio Macri en la ciudad. Además, dijo que aún no decidió si se presentará como candidata en octubre, algo que le piden Mauricio Macri y todo Pro.

Comentá la nota