Giraud-Garay, la dupla que impulsa un modelo de inserción y desarrollo

Víctor Giraud y Mariano Garay son los hombres que lideran la fórmula oficial a intendente y vice de cara al 13-S. Las encuestas los ubican tranquilamente adelante de sus contrincantes. Lejos del mundillo del enfrentamiento fácil y el conflicto vacío de sentido, se diferencian de sus oponentes por estar dotados por el don de la gestión efectiva y el trabajo en terreno con la gente. Uno de los ejes que sobresale en su proyecto de gobierno es la necesidad de insertar a Santo Tomé en el contexto geopolítico nacional y provincial para discutir el desarrollo.
En momentos en que el electorado reclama de la dirigencia política coherencia y exposición de propuestas ante una campaña signada por la declamación vacía de contenidos, los candidatos a intendente y vice del Frente Unidos por Santo Tomé, Víctor Giraud y Mariano Garay, accedieron a una entrevista con EL LIBERTADOR para mostrar a la comunidad sus proyectos.

Giraud vaticinó un "quiebre" en la conducción ejecutiva del Municipio con el alejamiento de Carlos Farizano que se postula como concejal y convencional para guiar la reforma de la Carta Orgánica. Dijo que con el recambio generacional que significará la consagración de esta la dupla al frente de la Comuna "habrá sin dudas una renovación" y aseguró: "Tenemos una nueva visión de gestión, una nueva visión de ciudad" que para el actual Secretario de Gobierno significará cambios, pero por otro lado continuidad de las acciones que fueron llevadas a cabo hasta el momento con saldos positivos.

En primera instancia, Giraud resaltó la "generosidad" de Farizano por "dejar en nuestras manos el armado de este nuevo proyecto y que convoquemos para que nos acompañen a personas en las que nosotros confiamos y creemos que serán las más adecuadas para desempeñar las funciones de los cargos en juego" y, en segunda instancia habló de un proyecto grande que empezará a poner en marcha la estructura oficial luego del 10 de diciembre, de confirmarse la adhesión de la mayoría del pueblo a esta propuesta: "Estamos hablando de un proyecto de inserción de Santo Tomé en el escenario geopolítico y económico provincial y nacional".

El candidato a intendente reconoció que por las diferencias de banderas políticas y las discrepancias ideológicas entre la Intendencia y las autoridades del Gobierno provincial "Santo Tomé estuvo aislado".

"La comunidad sufrió mucho este aislamiento", admitió Giraud y señaló junto a su par, Mariano Garay, que esto significó una suerte de discriminación en cuanto a la bajada de fondos y obras de infraestructura para la ciudad. Incluso lamentaron que la ciudad tenga dos ministros oriundos del lugar en el poder con los que no se pudo llevar a cabo ningún tipo de iniciativa en conjunto.

Comentá la nota