Giran $ 256 millones a una caja que provee dinero a los gremios

La Superintendencia de Salud y las obras sociales recibieron en el año 1.000 millones.
El Gobierno Nacional giró $256 millones a la Superintendencia de Servicios de Salud y a la Administración de Programas Especiales (APE) según se publicó ayer en el Boletín Oficial, y así completó los $1.000 millones de crédito asignado para este año.

Pese a que el Gobierno cumplió con la transferencia de fondos previstos, en las obras sociales persiste el malestar y hay mayor preocupación para el 2010, porque siguen sin redistribuirse los más de $3.000 millones que le corresponden al sistema y que se mantienen retenidos en una cuenta en el Banco Nación.

Cuando a comienzos de agosto de este año asumió en la Superintendencia Ricardo Bellagio, el funcionario había prometido auditar las obras sociales para empezar a "gotear" ese dinero. Por ahora, no hubo giros y las obras sociales sospechan que el año próximo el dinero retenido pueda seguir engrosándose porque la partida para el APE, según el Presupuesto aprobado está semana será de $1057 millones, un incremento acotado con relación a los $930 millones que dispuso este año.

Los $3.000 millones que están retenidos en el Banco Nación forman parte del Fondo Solidario de Redistribución (FSR), que se nutre de un porcentaje de los aportes y contribuciones de trabajadores y empleadores.

El dinero que maneja y la distribución de los fondos de las obras sociales son un tema central para los sindicatos, y uno de los puntos de mayor discordia entre el secretario General de la CGT, Hugo Moyano y sus rivales internos. Actualmente, la APE sigue estando bajo control del moyanista Hugo Sola, luego de que el ministro de Salud Juan Manzur le devolvió el derecho a firma para distribuir partidas.

Pese al reclamo sindical en torno al dinero retenido, las auditorías que se conocieron los últimos años en torno a la utilización de los fondos revelaron manejos poco transparentes. Hace pocas semanas se conoció que los gremios siguen sin justificar el destino de más de $250 millones, aportados por el Estado a sus obras sociales, según una auditoría de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

Por ahora, el manejo del APE seguirá en manos de un moyanista aunque según datos a los cuales que accedió Clarín los últimos meses fueron girados millonarios recursos a gremios enfrentados con el camionero.

Aunque sigue llamando la atención que los Camioneros hayan incrementado en 700% el dinero que recibieron de la APE en los últimos 5 años.

Comentá la nota