Giorgi salió a buscar apoyos en las empresas contra las importaciones

El Gobierno convocó ayer a entidades sindicales y empresariales para que salgan a apoyar la política de restricción de las importaciones. Con una estrategia articulada, en pocas horas se armaron reuniones y se publicaron diversos comunicados para defender la aplicación de trabas mediante cupos y licencias no automáticas para frenar el ingreso de productos desde el extranjero.
La embestida se organizó a partir de la difusión de las críticas por parte de los importadores, que sostienen que con estas medidas aduaneras se genera desabastecimiento. Para contrarrestar esta ofensiva, desde el ministerio de la Producción convocaron a las entidades para una reunión con la ministra Débora Giorgi. Así, a las tres de la tarde llegaron hasta el Palacio de Hacienda Osvaldo Cornide, titular de CAME, Antonio Calo, de la UOM, Agustín Amicore, del sindicato del Calzado y Jorge Lobais, de la Asociación Obrera Textil, entre otros.

"Todos estamos a favor de la protección industrial", dijo Cornide a la salida del encuentro. "Los sectores importadores añoran los 90, cuando la desocupación era del 23 o 24%", sostuvo Lobais.

Más temprano, en una exposición de la industria del cuero en Costa Salguero, las cámaras del Calzado y de la Marroquinería también habían respaldado enfáticamente al Gobierno. Lo mismo hizo la asociación de metalúrgicos Adimra al avalar las licencias no automáticas a través de un comunicado.

Hoy se difundirá una solicitada en la que estos sectores denuncian "el fuerte lobby se sectores vinculados a la importación y de gobiernos extranjeros para que Argentina cambie su política de protección industrial". El texto lo firma el secretario de la CGT, Hugo Moyano, junto con otros líderes sindicales y la propia CAME.

La denuncia contra los gobiernos extranjeros llamó la atención, porque coincidió con la negociación que se lleva adelante en San Pablo para acordar cupos de importación con los sectores industriales brasileños. Según el Gobierno, hubo reuniones por aerosoles, confecciones, sábanas, toallas, ropa de bebé y niños, neumáticos, juguetes y celulares con "resultados optimistas", pero hasta ahora no hubo ningún acuerdo.

Comentá la nota