Giorgi, nueva negociadora del gobierno con el campo

Por: Carlos Burgueño

Cristina de Kirchner y Sergio Massa aplauden con la nueva ministra de la Producción, Débora Giorgi, en el Salón Blanco.

«Trabajaremos juntos. Los espero». Débora Giorgi, minutos después de haber jurado como titular de la cartera de Producción en el Salón Blanco, y en medio del tradicional besamanos de la Casa de Gobierno que vive cada nuevo ministro que pasa por esas circunstancias; le dio la novedad a Hugo Biolcati.

Concretamente, Giorgi le comunicaba al presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA) que Cristina de Kirchner le otorgó a la funcionaria la misión de recomponer la relación entre el gobierno y el campo.

Por esta razón, la Mesa de Enlace a pleno volvió a ser invitada especialmente desde la mañana de ayer por parte del ceremonial de Presidencia de la Nación, para estar presente en el acto de bienvenida a Giorgi. Biolcati, Carlos Garetto, de Coninagro; Mario Llambías, de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA); y Eduardo Buzzi, de Federación Agraria, fueron llamados ayer por la mañana con especial esmero desde la Casa de Gobierno, telefónicamente y vía carta, para que no faltaran a la asunción de la ministra de Producción. Se les explicó, con diplomacia, que la intención oficial era comenzar una nueva etapa en la relación gobierno-campo, y que Giorgi tendría las puertas abiertas de manera urgente para dialogar sobre políticas concretas. Biolcati, Garetto y Llambías aceptaron el convite, y estuvieron puntualmente circulando por el Salón.

Sólo Buzzi faltó a la cita (aclaró que fue por razones personales que debió viajar a Rosario), pero envió a Pablo Orsolini, su álter ego y vicepresidente de Federación Agraria. Cabe aclarar, además, que la invitación no era extensiva a Alfredo de Angeli, el único personalmente vetado por la jefa de Estado.

Explicaciones

Una hora antes, Sergio Massa había tenido un breve encuentro con algunos funcionarios y había explicado los alcances de la invitación presidencial a la Mesa de Enlace.

«Empezamos de nuevo. Desde cero. Para producir y para crecer. Tenemos que estartodos juntos para enfrentarla crisis», dijo el jefe de Gabinete para explicar la presencia de los dirigentes del campo en el acto que un rato después comenzaría cerca de su despacho.

El indulto del kirchnerismo no fue igualmente completo. Otros miembros del círculo cercano no sintieron de la misma manera que Massa y Giorgi la necesidad de formalizar una nueva etapa en la relación agro-oficialismo. En algún instante del acto, Llambías y el diputado del Frente para la Victoria Carlos Kunkel estuvieron por cruzarse en un pasillo y rápidamente el dirigente fue corrido hacia un costado. Tampoco quisieron estar cerca de la Mesa de Enlace el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno (contento por no depender de la nueva ministra y permanecer en Economía), y el piquetero oficial Luis D'Elía, en un discretísimo segundo plano. Diferente fue el caso del secretario de Agricultura, Carlos Cheppi, que saludó efusivamente vía telefónica a un dirigente de la Mesa de Enlace, contento por la nueva relación que podría mantener con el campo, lejos de las presiones morenistas/ kirchneristas. Al menos esto fue lo que se le prometió tanto a él como a Giorgi para comenzar a trabajar con el agro. Hubo una novedad: la ONCCA, de Ricardo Echegaray, permanecerá bajo la órbita de Cheppi y, por consiguiente, de Giorgi, a quien deberá responder, siempre que la orden no se emita directamente desde Olivos.

Asistentes

La Mesa de Enlace no fue la única agrupación o empresarios que estuvieron presentes en el acto de ayer. La Unión Industrial Argentina (UIA) también desplegó a sus dirigentes por el Salón Blanco comenzando por el presidente Juan Carlos Lascurain y el titular de la Unión Industrial de la provincia de Buenos Aires, Osvaldo Rial. También estuvieron Cristiano Rattazzi (FIAT), Miguel Peirano (Banco BICE), Viktor Klima (Volkswagen), Carlos Heller (Credicoop), Mercedes Marcó-del Pont (Banco Nación) y Osvaldo Cornide (CAME).

Obviamente, Cristina de Kirchner dispuso a su gabinete a pleno para recibir a la nueva colega. Prolijamente se ubicaron alrededor de Giorgi y Cristina de Kirchner Sergio Massa, Jorge Taiana (Relaciones Exteriores), Aníbal Fernández (Justicia), Carlos Tomada (Trabajo), Carlos Fernández ( Economía), Graciela Ocaña (Salud), Florencio Randazzo (Interior), Lino Barañao (Ciencia y Técnica), Juan Carlos Tedesco (Educación), Nilda Garré ( Defensa) y Julio De Vido ( Planificación). En medio, fue ubicado Daniel Scioli. El gobernador de la provincia de Buenos Aires quiso estar en primer lugar para saludar a su ex ministra y su nuevo aporte al gabinete nacional. Scioli no fue el único bonaerense presente en la salutación a Giorgi. El titular de ARBA, Santiago Montoya, se ubicó en un costado y esperó su momento para desearle suerte a su ex colega. El otro fuerte abrazo fue el que protagonizaron Giorgi y Randazzo, ex compañeros de gabinete de Felipe Solá.

La jura, por la Patria y los Santos Evangelios, fue a las 19.30. Originalmente, el acto estaba programado para las 16, pero problemas de la agenda presidencial hicieron que se retrasara. Luego de haberse corregido el «ministro» por «ministra», Cristina de Kirchner pidió el juramento y luego abrazó a la nueva integrante del gabinete con un «mucha fuerza».

Comentá la nota