Gioja reivindicó la integración física con Chile por el paso de Agua Negra

Más de 200 personas se reunieron en el límite internacional para homenajear a San Martín y O’Higgins. Hubo regalos, cuecas y emocionados abrazos.

Con un emocionante acto realizado en el hito que marca el límite entre Argentina y Chile, la expedición que partió el viernes desde San Juan y que atravesó la cordillera a lomo de mula, homenajeó a José de San Martín en el año del Bicentenario.

Un clima extremo no impidió que argentinos y chilenos se abrazaran y lloraran de emoción, fortaleciendo el proceso integrador de ambos países, firmado por las presidentas Cristina Fernández y Michelle Bachelet en noviembre del año pasado en Maipú.

Cerca de 150 argentinos y otros tantos chilenos, entre militares, gendarmes, funcionarios, legisladores, periodistas y militantes del Centro Sanmartiniano de Rosario se unieron en el límite internacional después de dos jornadas y media de cabalgata siguiendo la misma ruta que el general San Martín utilizara en 1817 para llevar adelante su gesta libertadora.

Se trata del primer acto del Bicentenario de ambos países que del lado argentino fue encabezado por el gobernador José Luis Gioja y del lado chileno por el consejero regional de Valparaíso, Juan Antonio Vejar.

En el inhóspito pero bello lugar donde Argentina y Chile "se unen, porque no se trata de una frontera de exclusión, sino de unión", el gobernador Gioja habló de "un proceso que día a día se fortalece por la voluntad de los pueblos que quieren un futuro mejor".

En el homenaje a San Martín y Bernardo O’Higgins, Gioja destacó que "el estratega que decidió cruzar Los Andes para ir a combatir al enemigo invasor, lo hizo por San Juan".

La caravana que emuló la travesía sanmartiniana transitando escarpados caminos, soportando un riguroso clima y sufriendo el cansancio de marchar lentamente a lomo de mula, había salido con la primera luz desde el Refugio Sardina en el valle de Los Patos Sur y tras más de cuatro horas de marcha, llegó al límite.

El momento del arribo de casi 150 personas desde Argentina al hito internacional que marca la línea limítrofe de los dos países, tuvo un alto contenido emotivo, ya que los jinetes se formaron como una escuadra en abanico invertido y cargaron simulando un ataque de infantería sobre el límite.

Los expedicionarios llegaron portando banderas al aire de Argentina, Chile, una bandera papal, otra de Perú y la de Canadá portada por el embajador canadiense en la Argentina, Timothy Martin y cantando la Marcha de San Lorenzo.

Tras la llegada de los seguidores de San Martín, un importante grupo de políticos, periodistas, soldados y ciudadanos chilenos se confundieron en un interminable abrazo con los argentinos, en un gesto de hermanamiento inconmensurable.

En el límite y frente a los bustos de San Martín y O’Higgins, el consejero regional de Valparaíso, Juan Antonio Verjar, agradeció el homenaje y las atenciones argentinas para con los chilenos y abogó por "una Latinoamérica unida".

Gioja, por su parte, revalorizó la integración de ambas naciones y abogó "porque haya cada vez más conectividad física" en el marco de lo cual aseguró que "seguirán los esfuerzos por construir el túnel de Agua Negra por San Juan".

Después de los discursos, una cueca interpretada por Rulo Arredondo fue bailada por una chilena y el periodista sanjuanino Sergio Mont, a lo que siguió el intercambio de banderas y los abrazos entre chilenos y argentinos antes de abandonar el lugar.

Tras el acto, Gioja y Marcelo Lima acompañados por dos colaboradores siguieron camino por territorio chileno para llegar en dos días más a la localidad de las Achupayas, donde se realizará el primer acto del Bicentenario en territorio chileno.

El resto de los expedicionarios emprendió un difícil viaje de regreso al Refugio Sardina, de más de cuatro agotadoras horas de cabalgata montaña abajo.

Mañana, la expedición emprenderá su regreso de dos días a la ciudad de San Juan, también montados a lomo de mula, talo como llegaron hasta el límite internacional.

Comentá la nota