Gioja no descarta dar una suma fija para este mes Si no hay aumento este año, los gremios como UPCN piden al menos $150

El gobernador José Luis Gioja se mostró ayer cauto pero no dijo que no con referencia al pedido gremial de una suma fija de 150 pesos antes de fin de año. "Nosotros vamos a ser muy prudentes como hemos sido siempre. Estamos analizando día a día lo que entra y las proyecciones", dijo el mandatario consultado en el Centro Cívico (ver aparte) sobre la posibilidad de otorgar un monto de ayuda para los trabajadores estatales.
El gremio que hizo punta con la sugerencia de la ayuda de los 150 pesos fue UPCN, quien viene de resolver en asamblea realizada el miércoles de la semana pasada la declaración del estado de alerta y movilización y no descartan recrudecer las medidas si no hay una respuesta en "un plazo prudencial", aunque no dan fechas.

"Lo que yo no puedo hacer es prometer y después no cumplir o prometer y después decir no tengo. Ya tenemos la experiencia de cuando estas cosas se hacían", dijo el gobernador.

Los gremios de trabajadores estatales hace rato que vienen reclamando la convocatoria urgente a la discusión de un aumento salarial en el marco de la Mesa de Relaciones Laborales. Se trata del ámbito de negociación con los sindicatos que agrupan al personal de la administración pública creado en la gestión del gobernador Gioja para discutir mejoras en los sueldos.

Hasta ahora los que se han venido sentando para negociar son ATE, UPCN, Sitraviap, SOEME y ATSA por un lado y la Intergremial de la Salud y la Asociación Médica por otro. Los interlocutores del gobierno son los titulares de Gobierno, Emilio Fernández, y de Hacienda, Aldo Molina.

Este año, el último aumento salarial concedido a los estatales se empezó a negociar en la Mesa de Relaciones Laborales en marzo y el 7 de abril los ministros Fernández y Molina les comunicaron a los representantes gremiales una mejora que consistía en aumentar en un 9 por ciento los básicos de cada escalafón y una suma fija de 50 pesos por agente. En la práctica fueron unos 120 pesos de bolsillo promedio para cada trabajador estatal.

Desde los gremios, en ese momento la respuesta fue casi unánime: que el ofrecimiento era "insuficiente". Y en cada sector prometieron asambleas con sus afiliados para analizar el incremento, pero nadie se animó a hablar de medidas de fuerza. Y de hecho nadie realizó paros ni quitas de colaboración.

Las presiones volvieron ahora, aunque distintos funcionarios del gobierno, como los propios ministros Fernández y Molina han descartado cualquier incremento. Y hasta el presupuesto provincial aprobado ayer en Diputados no contempla partidas para aumentos, según explicó el mismo ministro de Hacienda a este diario.

El único sector que ha hecho punta para sentarse a discutir un incremento en paritarias es el docente. El lunes estuvieron reunidos en Educación con la titular del área, Cristina Díaz, los representantes de UDAP, UDA y AMET. Y quedaron en esperar los resultados de la paritaria nacional del sector antes de avanzar.

Comentá la nota