Gioja, con una agenda ligth, no vacacionará

Por una combinación de factores de agenda, José Luis Gioja no vacacionará este año, según dijo. El factor más importantes es que el Cruce de Los Andes, que todos los años desde 2005 parte en febrero, este año se adelantó a fines de este mes y el gobierno debe estar en todos los detalles porque es la edición especial del Bicentenario.
Gioja acostumbra tomarse dos semanas de vacaciones a principios de enero y su lugar preferido es el mar, eligiendo como destinos La Serena o Mar del Plata. Desde que es gobernador, el único año que se quedó en la provincia fue apenas asumió, en el verano de 2004, porque debía organizar el principio de su gobierno, pero luego descansó religiosamente todos los veranos.

Entre las otras razones, antes de Año Nuevo, se dieron los preparativos para la visita de Cristina Fernández de Kirchner, quien iba a venir el 28 de diciembre, fecha en la cual la actividad oficial suele ser mínima. Aunque la Presidenta no vino por cuestiones climáticas, lo mismo se hizo un gran esfuerzo para el despliegue en la ceremonia de entrega de títulos de viviendas para la clase media y la firma de inicio del dique Punta Negra. El 29 ya estaba entregando un barrio en Concepción y el 30 viajó a Buenos Aires para ver la muestra de dinosaurios sanjuanina que distinguió al Dakar en La Rural.

Así, Gioja dijo que mechará un descanso relativo, prodigándose una agenda más relajada pero sin pedir licencia. En su entorno dijeron que el gobernador quiere disfrutar tranquilo de la presencia de su hija Flavia, que es monja en Santa Fe y suele venir en el verano con los días contados para compartir con su familia en San Juan. Ayer, al primer mandatario se lo vio como otros sábados, en un café céntrico. Por lo pronto, ya tiene pensado seguir con los viajes oficiales este martes, cuando planea viajar a La Serena (Chile) en gestiones por el túnel de Agua Negra (ver aparte). Justo el lugar donde casi todos los años va a vacacionar con su esposa e hijos y con algunos hermanos y sus propias familias.

Comentá la nota