Giménez volvió a Diputados y dijo que hubo voto castigo para Urtubey

La diputada provincial justicialista, Nora Giménez, regresó a la cámara baja y se despachó contra el manejo de la campaña proselitista que llevó a cabo el gobierno de Juan Manuel Urtubey.
La legisladora mostró como una derrota lo sucedido en los comicios del 28 de junio pasado, y lo atribuyó al "voto castigo" de la gente contra las "dádivas, aprietes y mal uso de los recursos del Estado" por parte de Urtubey.

En este sentido, se refirió al "duro revés en la capital" salteña que obtuvo el urtubeycismo, que pasó del 45% de los votos en 2007 al 23% en la última elección.

"El desmanejo y el descontrol en la campaña ha opacado los grandes logros de esta gestión", aseguró, y agregó que se trata de "prácticas que creíamos desterradas y que prometimos desterrarlas". "La gente nos sigue reclamando el cambio, porque no quiere volver al pasado", concluyó.

Giménez había declinado su candidatura a diputada nacional 4 días antes de los comicios, denunciando presiones del oficialismo.

La legisladora, que no había participado de ninguna sesión desde que dejó el Ministerio de Trabajo y se reincorporó a la cámara, justificó sus ausencias en que había presentado una nota a la presidencia del cuerpo pidiendo que se le otorgara a una licencia.

La respuesta del presidente, Manuel Santiago Godoy, no tardó en llegar: le recordó que el reglamento plantea que el pedido de licencia debe ser formulado al cuerpo, y que es éste el que debe aprobarla o rechazarla.

Por su parte, el diputado urtubeycista Antonio Lucena defendió el resultado electoral del oficialismo y dijo que el justicialismo "ha ganado claramente en toda la provincia", lo que calificó de un "espaldarazo de los salteños para este gobierno". En respuesta a los dichos de Giménez, aseguró que "esta elección ha desvestido muchos santitos", y dijo que la declinación de la candidatura de su par respondió a que "no llegaba ni al 1% de los votos".

Comentá la nota