El gigante verde se desmorona

Otro retroceso frente al euro, que alcanzó ayer una cotización record de 1,49 dólar en los principales mercados mundiales. Aquí quedó estancado en 3,84 pesos por otra fuerte intervención del Central, mientras que el euro subió dos centavos.
El dólar continúa perdiendo atractivo internacional y su otrora hegemonía como moneda de reserva. La dificultad de la actividad económica estadounidense para salir de la crisis y los enormes déficit en que incurrió su administración pública erosiona la divisa. Ayer la moneda norteamericana se ubicó en sus mínimos frente al euro, al tocar esta última los 1,49 dólar. En el país, debió ser sostenido con compras del Banco Central para evitar un derrape intenso y, aun así, perdió algunas milésimas en el segmento mayorista.

De acuerdo con estimaciones de los operadores, la autoridad monetaria volvió a adquirir unos 150 millones de dólares, como en la jornada anterior. Al público se mantuvo en bancos y agencias del microcentro en 3,84 pesos, mientras que el euro avanzó dos centavos hasta un nuevo máximo: 5,74. En tanto, volvió la mejora en el mercado de acciones. El panel de empresas líderes avanzó un 1,4 por ciento a su nivel más alto desde mayo del año pasado. En títulos públicos predominó la toma de ganancias.

El exceso de liquidez con que cuentan hoy los bancos de inversión, luego de los salvavidas que recibieron del gobierno estadounidense, se hace notar en los mercados emergentes y en las operaciones a futuro de materias primas. Las entidades rescatadas, sin que rija aún una regulación financiera, comienzan a dar forma a una nueva burbuja. La vuelta al riesgo de parte de estas entidades implicó además un importante flujo de capitales a la región, lo que en mercados reducidos, como el argentino, dinamizó una mejora explosiva. Analistas consultados coinciden en que esa recuperación bursátil, tanto local como internacional, no tiene correlato con el sector real. En paralelo, los inversores continúan buscando nuevos activos refugio para su capital y se alejan del dólar para posicionarse en oro y otras monedas duras.

El petróleo operó ayer en alza y concluyó la rueda en 75 dólares el barril de crudo en Nueva York, su precio más alto en un año. Esta mejora traccionó a los papeles vinculados con la actividad. El índice Merval logró su máximo nivel desde el 26 de mayo de 2008, al posicionarse en 2224 puntos. El volumen negociado fue también reflejo del apetito de los inversores por bonos y acciones locales: se operaron 81,6 millones de pesos en papeles privados.

En poco más de un año, a partir de la bancarrota de Lehman Brothers, las principales plazas bursátiles del mundo recuperaron sus niveles precrisis. En tanto, los departamentos de Estado norteamericanos continúan dando cifras desalentadoras en la esfera real. El consumo se mantiene deprimido, el desempleo se sitúa en sus peores registros históricos y la producción no logra mostrar números positivos. No obstante, en Wall Street el índice Dow Jones superó ayer la barrera de los 10.000 puntos. Con un alza de 1,5 por ciento, el indicador industrial estadounidense se posicionó en su máximo desde el 6 octubre del año pasado, tres semanas después de la bancarrota de Lehman. Desde marzo el Dow Jones acumula una recuperación del 59 por ciento. Todavía se encuentra lejos de su record en 14.000 unidades.

La mejora tuvo como correlato la especulación de que finalmente este mes la administración Obama logrará anunciar el fin de la recesión con un incremento del Producto Interno Bruto para el tercer trimestre. Por su parte, las empresas ya comenzaron a mostrar signo de mejora en los resultados de sus balances presentados a las autoridades bursátiles. Sin embargo, los pronósticos también auguran que la destrucción de puestos de trabajo podría continuar y el desempleo, alcanzar las dos cifras en los próximos meses.

A pesar de que existe un desfasaje entre el sector real y financiero importante, el comportamiento del dólar frente al resto de las principales monedas mundiales es un reflejo de la delicada situación internacional. La moneda estadounidense cedió otra vez terreno. Ante el euro rozó su mínimo histórico, cuando ésta alcanzó una cotización de 1,49 dólar. En el país, el euro ganó dos centavos, a 5,74 pesos para la venta, y marcó una nueva marca histórica local. El Central reforzó su intervención, adquiriendo dólares para evitar un mayor derrumbe. Al cierre de la jornada, el dólar se ofrecía al público en promedio a 3,84 pesos, aunque en algunas pizarras pudo verse hasta un centavo abajo. El dólar también pierde valor en Brasil, donde ayer cayó a una cotización de 1,702 real.

Comentá la nota