¿Se cae el Gigante?

El clásico ante Brasil al final no se movería del Monumental. Los sponsors, algunos problemas edilicios del estadio y la diferencia en la recaudación harían que la idea de Grondona no llegue a buen puerto. Como compensación, Central recibiría el choque contra Perú.
Fue sin dudas una de las noticias de las últimas semanas. Luego de la pelea mediática entre Maradona y los dirigentes de River por el estado del campo de juego del Monumental, Julio Grondona dijo que veía con buenos ojos la chance de que el Gigante de Arroyito sea tomada como sede alternativa y hasta se animó a arriesgar que el próximo clásico con Brasil del 5 de septiembre se jugaría en Rosario. Sin embargo, con el transcurso de los días y con la evaluación del Gigante, el tema comenzó a enfriarse. ¿Qué pasó? Olé te cuenta cuáles son las contras para que, por primera vez en las Eliminatorias, la Selección abandone su casa de Núñez.

Los sponsors: Por ahora las diferentes empresas que auspician a la Selección se mantienen cautas. Sin embargo, algunas de ellas ya le habrían hecho saber a los dirigentes más cercanos a Grondona que no le darían el ok para la mudanza. Lo que las empresas argumentan es que para este tipo de partidos se requieren entre 8 y 10 mil entradas de protocolo y además los gerentes de las firmas que se encuentran en toda Sudamérica, son invitados por las casas centrales a estos eventos y que de ninguna manera estarían dispuestos a ir al Interior del país. Con respecto al protocolo, la capacidad del Gigante con ese número de entradas de favor se vería disminuida a 21.000 espectadores, por lo que la recaudación sería muy inferior a la que se puede hacer en el Monumental.

La dirigencia: Olé intentó indagar dentro de AFA si es que se la dirigencia apoya esta moción de Don Julio, pero por ahora no son muchos los que quieren dar su opinión y prefieren esperar a que los días pasen. Pero los que sí hablan, dicen que ven muy difícil que se dé la mudanza ya que desde un principio proponer esto es un "mamarracho". Lo cierto es que desde la AFA no habrá mayores novedades por estos días. Grondona viaja mañana a Sudáfrica y recién estaría regresando para la semana que viene. Recién ahí habrá reunión de Comité Ejecutivo y saldrá la decisión final.

El estadio: Uno de los problemas más importantes es la capacidad de la cancha de Central. De las 29 mil localidades que estarían disponibles, sólo se podrían vender 21.000. Pero además, la FIFA no vería bien que se juegue en Rosario por la cercanía de las casas vecinas al Gigante. Y no sólo eso, hay algunas exigencias edilicias que fueron introducidas en los últimos años para jugar un partido tan importante y que cómo el estadio de Central nunca las hizo no habría tiempo para llevarlas a cabo.

Con este panorama la realidad indica que sería casi imposible que el clásico más importante del fútbol sudamericano se juegue en Central. Así, la movida habría sido para intentar desviar la atención que generó el conflicto entre River y Maradona y que realmente nunca rondó por la cabeza de Grondona perderse la posibilidad de juntar unos cuantos millones de pesos que le vendrían más que bien a las arcas de la AFA. Sin embargo en Central se habían embalado con la chance de albergar el partido, y ahora Grondona intentaría que la FIFA oficialice al Gigante como estadio alternativo para el partido con Perú, que se jugará en octubre. De esa manera no quedaría mal con la dirigencia Canalla. Habrá que esperar entonces algunos días. Tal vez para mediados del mes entrante se tome la decisión. Pero, al parecer, el Gigante no podría ver Argentina-Brasil y debería conformarse con Perú.

Comentá la nota