Giandinotto recurrió a Adolfo Rodríguez Saá por segunda vez.

El ayudante del médico forense villamercedino Horacio Sosa de los Santos, Luis Giandinotto, a quien el director del Hospital "Juan Domingo Perón", Darío Maurer le tiene retenidos irregularmente sus haberes de abril y mayo, recurrió por segunda vez al senador nacional Adolfo Rodríguez Saá, vía carta entregada en mano, para que interceda en la solución a la persecución de la que es víctima, por haber cometido el "pecado" de denunciar el pésimo estado de la Morgue Judicial de Villa Mercedes, que nunca se solucionó a pesar de las promesas del ex ministro de Salud, Adrián Garraza y del entonces presidente del Superior Tribunal de Justicia de San Luis, Florencio Rubio.
En diálogo con nuestro medio, Giandinotto señaló que en el Libro de Guardia del Hospital, "el señor Carlos Domínguez -jefe de servicios generales del policlínico de Villa Mercedes- dejó asentado, con su firma, que el señor Luis Giandinotto no pertenece más al Policlínico, por lo que queda prohibido que se le haga entrega de las llaves de la morgue", lo cual demuestra que su contrato quedó rescindido sin aviso previo y sin causa alguna que lo motivara, quedando claramente al descubierto de la persecución de Maurer, por las denuncias de Giandinotto.

El empleado también nos informó que allegados a Adolfo Rodríguez Saá, le dijeron que "dejara de hacer lío en los medios de prensa, porque eso les desfavorece en la campaña electoral", cosa que deja en evidencia que, al oficialismo, le interesa más la campaña política, que el bienestar de los ciudadanos sanluiseños.

A continuación, publicamos la carta de Giandinotto a Adolfo Rodríguez Saá, en forma textual:

"Me dirijo al Señor Senador, a efectos de contarle que desde el año 1999 de su gestión, ingresé como pasante político para hacer campaña a su favor en la ciudad de Villa Mercedes. Posteriormente en oportunidad de las elecciones generales para presidente del 2003, estuve haciendo campaña política (Adolfo Presidente) en la Provincia de Córdoba (Río Cuarto, Villa de Soto, Cruz del eje) junto a los compañeros Blanca Reneé Pereyra, Haroldo Bridger, Brandada y demás los que pueden dar fe de mis afirmaciones.

Desde mediados del año 2007, por su intermedio (gestión que agradezco profundamente), Ud., -carta mediante- me derivó al entonces Ministro Eduardo Gomina, el que me otorgó el contrato para desempeñarme en el Policlínico Regional Juan Domingo Perón en la morgue del mismo.

El director del Hospital, Dr. Darío Maurer, en una actitud típicamente arbitraria y sin ninguna explicación, me ha retenido los haberes trabajados desde el mes de Abril de 2009 hasta la fecha sin que medie notificación ni nota alguna que justifique la medida. Más aún: se me niega firmar la planilla de asistencia por orden del Director en personal. No obstante ello, no he hecho abandono de trabajo, registro mi asistencia en el libro de guardia de la morgue, y cumplo celosamente mis tareas de guardia, no habiendo abandonado nunca mis responsabilidades pese a no percibir mis haberes los que me son retenidos en forma caprichosa y arbitraria.

Teniendo una familia (esposa y dos pequeños hijos) que alimentar, me encuentro en una situación desesperante al no poder pagar el alquiler, ya que mis magros ingresos son destinados a alimentos y pañales.

Me llama poderosamente la atención, el que Señor Director del Hospital se preocupe por perseguir laboralmente a un humilde empleado pasante, ya que es la cuarta vez que intenta sacarme de la morgue sin explicaciones, y sin un sumario administrativo que fundamente tan grave decisión.

Asimismo quiero destacar al Señor Senador, que se comete semejante medida arbitraria con mi persona, justo en momentos en que se desarrolla la campaña electoral, provocando con ello una imagen total y absolutamente perjudicial para con el Señor Gobernador de la Provincia, en momentos en que busca su proyección nacional. Esto que afirmo, es para deslindar totalmente mi responsabilidad si este hecho toma trascendencia, ya que por mis hijos, lucharé con todos mis medios para que se respeten mis derechos vulnerados, haciendo responsable totalmente de esta situación al Doctor Maurer por su proceder imprudente, irresponsable y negligente para con mi persona, y por el perjuicio que pudiera este hecho, causar a la imagen del Señor Gobernador y su actual administración.

Por todo ello, y apelando a la sensibilidad del Señor Senador, solicito que interceda ante el Señor Ministro de Salud Pública de la Provincia, para que se de fin a esta persecución absurda, se me reintegren mis haberes efectivamente trabajados, y no se siga dañando irresponsablemente la imagen del Gobierno Provincial con funcionarios que en vez de estar solucionado los problemas de salud de la población, se dedican a la pequeñez de perseguir a un humilde y leal trabajador del que sus compañeros de militancia pueden dar fe de mi vocación de servicio sobretodo en la campaña presidencial del año 2003".

Comentá la nota