Giacomino-Viqueira ya lanzan convocatoria gastronómica por un lugar en la lista kirchnerista

El kirchnerismo cordobés aún no definió si jugará con una única lista integrada o dos colectoras sumando para la candidatura a senador de Eduardo Accastello. Igual, el lunes próximo se lanza el secretario de Desarrollo Social, impulsado por el intendente. Será con una "cena de la militancia", el día que se cumplen seis años de las elecciones que llevaron a Kirchner a la presidencia. Preocupa en Convergencia la demora en definir candidatos, cuando los postulantes de la oposición ya están en la cancha.
El kirchnerismo giacominista haría su primera aparición electoral pública el lunes próximo, con una «cena de la militancia» donde asistirían y serían oradores el intendente Daniel Giacomino y el dirigente que más suena para encabezar la lista de diputados nacionales de Convergencia: el secretario de Desarrollo Social, Horacio Viqueira.

Fuentes de la organización señalaron que también asistirán «otros sectores que integran Convergencia» y quienes acompañarían a Viqueira en la lista, Eduardo González Olguín, del Partido Solidario, y el dirigente de Cruz del Eje, Sergio "Ralo" Avila, entre otros.

«Durante la cena los diversos partidos y sectores sociales participantes darán a conocer su posición respecto de las elecciones nacionales del próximo 28 de junio», señala el comunicado difundido por el Frente Grande, partido de Viqueira.

La presentación electoral se decidió el fin de semana, pese a que no hay candidaturas seguras y ni siquiera está definido si el kirhcnerismo cordobés tendrá una única lista integrada por los sectores peronista y giacominista, o dos colectoras para sumar a la candidatura a senador del intendente de Villa María, Eduardo Accastello.

Lo real es que la demora en las decisiones preocupa a la dirigencia de Convergencia, toda vez que los postulantes de los partidos mayoritarios ya están en la cancha y fijando ejes de campaña, aun en plena violación a la ley electoral.

El "lanzamiento" sería el lunes 27 de abril, en un local a definir de la zona céntrica de la ciudad.

La fecha coincide, no azarosamente, con el sexto aniversario de las elecciones que en 2003 pusieron a Néstor Kirchner en la presidencia, con el 22 por ciento de los votos y tras la deserción de Carlos Menem del ballottage.

«Elegimos esa fecha porque «allí comenzó el proceso de transformación nacional que hoy continúa la presidenta Cristina Fernández», afirmó un vocero del encuentro.

Votos o diputados

El lanzamiento de Viqueira no es sinónimo de acuerdo en el seno del kirchnerismo cordobés. De hecho, la diputada nacional Patricia Vaca Narvaja, del Frente para la Victoria, impulsa su propia candidatura y trabaja para obtener apoyo del sector gremial (ver pág. 3).

Es posible que el entuerto derive en «dos canastas» sumando para Accastello, hasta ahora único nombre seguro para encabezar la lista de senadores nacionales.

Al gobierno nacional no le disgustaría la estrategia de las dos listas de diputados, y así se lo habría hecho saber el jueves pasado el ministro del Interior, Florencio Randazzo, a Giacomino.

Al propio intendente tampoco le molestaría ese escenario, ya que no se sentiría cómodo mostrándose en campaña con Ricardo Jaime y otros dirigentes peronistas.

De todas maneras, hasta último momento se seguirá intentando una lista de unidad.

Dos boletas de diputados, una de centroizquierda y otra del FPV engrosarían la cosecha de Accastello, aunque limitaría las chances de los candidatos a diputados, acotadas desde el vamos, aunque se presente una lista única.

«Al gobierno no le interesa tanto meter un diputado como hacer una elección decorosa en Córdoba», explicó una fuente K que habló con este medio.

«Decorosa», sería recoger entre el 12 y el 15 por ciento de los votos, admitió la fuente, citanto a Randazzo. Según dijo, el ministro consideró que con toda la oposición «unida» en la competencia por el récord anti-K, los candidatos kirchneristas quedarán solos como variante afín al gobierno nacional y de centroizquierda. «En el gobierno creen que si en Córdoba hacemos una campaña de kirchnerismo no vergonzante, tenemos chances de juntar los votos que no son anti-K», relató otra fuente cercana al ex presidente.

Encuestas recientes que circulan en la Casa Rosada marcan una imagen positiva del ocho por ciento de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en Córdoba. Y un 25 por ciento de imagen regular, que es un votante que ya está expresando un grado de malestar con el gobierno. El resto de las opiniones es mala o muy mala.

«En el gobierno saben que Cristina está muy mal, que arrancamos de un ocho por ciento. Pero si salimos a la cancha con un candidato potable, se puede llegar al 15 por ciento», se esperanzó un dirigente que participa de las reuniones que, en esta semana, coronorán candidatos y estrategias para el kirchnerismo local.

Comentá la nota