Giacomino quiere un centro libre de ambulantes

Al mejor estilo Rudolph Giuliani, el intendente de Nueva York que popularizó la política de "mano dura", Daniel Giacomino prometió ayer "tolerancia cero" en Córdoba. Eso sí, a diferencia del norteamericano, el jefe comunal local no la usará contra el crimen organizado, sino para combatir la "venta ambulante en las calles de Córdoba".
"Tenemos que ser más constantes con los controles para mejorar nuestro centro y para que los comerciantes de la zona no tengan la venta ilegal", dijo Giacomino. Guillermo Luque, secretario de Gobierno, precisó que eso se hará con varias medidas: ampliando la presencia de inspectoras en el centro, cubriendo todo el horario comercial, reforzando la vigilancia los sábados y sumando móviles a la tarea de los fiscalizadores. "Eso facilita decomisar la mercadería que sea ilegal, como CD falsos o anteojos", explicó.

Precisamente intentando hacer eso, la inspectora municipal Gisella Osorio fue agredida ayer por la esposa del dueño de un puesto ambulante de venta de anteojos. Cuando intentaba decomisar la mercadería, la mujer fue atacada a golpes de puños.

Giacomino volvió a mencionar ayer la idea de ordenar a parte de los vendedores ambulantes (los que tienen "carritos" autorizados tiempo atrás) en una feria en la plaza de la Intendencia. Luque precisó que esa alternativa no puede ser ofrecida a los que ofrecen productos ilegales o no cuentan con permiso alguno. "En esos casos, trabajaremos con Desarrollo Social municipal y de la Provincia para buscar otras alternativas de inserción social", dijo. También se armará un "observatorio del centro" con la Cámara de Comercio.

Comentá la nota