Giacomino quiere ahorrar $ 12 millones en limpieza de baldíos

Por segundo año consecutivo, el municipio afectará cuadrillas propias para las tareas de desyuye.
Afectando cuadrillas e insumos propios, en los próximos días la Municipalidad de Córdoba pondrá en marcha una campaña de limpieza sobre siete millones de metros cuadrados de terrenos baldíos de propiedad privada. De acuerdo a cálculos iniciales, la reestatización del servicio de mantenimiento, que años atrás era concesionado a empresas privadas, redundará en un ahorro para las arcas locales superior a los 12 millones de pesos.

El comienzo anticipado de la época de lluvias obligó al titular de la Dirección de Higiene Urbana, Eduardo Bianqui, a reforzar las tareas de las cuadrillas de operarios que se abocarán al desyuye, en el marco de un programa que se prolongará hasta abril del año próximo.

El funcionario indicó que la Dirección contará con partidas presupuestarias adicionales para la compra de maquinarias y el pago de horas extra para el personal abocado.

“El año pasado se puso en marcha un proceso de licitación para concesionar ese servicio, cercana a los seis millones de pesos. Pero por razones presupuestarias se cayó y tuvimos que salir con nuestro personal a cubrir esa necesidad. Finalmente, el municipio terminó gastando una cifra cercana al millón de pesos, básicamente en concepto de horas extra del personal”, destacó Bianqui en diálogo con este diario.

Ese antecedente sirvió para que desde la Dirección a su cargo se decidiera esta temporada estival repetir la experiencia. No obstante, este año calculan que serán entre siete y nueve millones de metros cuadrados los que deberán cubrirse, lo que representaría una erogación de, por lo menos, el doble a la prevista el verano pasado.

“A partir de ese ahorro proyectado pudimos prever la compra de equipamiento necesario para el área. Ya se elevaron los expedientes con las demandas puntuales y creemos que en los próximos días estarán resueltos”, agregó el director de Higiene.

Hay que decir que Higiene Urbana cuenta con cuarenta trabajadores afectados a las tareas propias de las cuadrillas, a los que se sumarán otros treinta (que generalmente cumplen el rol de inspectores) incentivados por el pago de la extensión horaria.

“Hay barrios que resultan más fáciles porque se trata de pequeños lotes dispuestos uno al lado del otro. Pero hay otros más conflictivos como Parque República o Villa Posse, donde hay que entrar con tractores para cubrir grandes extensiones de tierra y donde, muchas veces, debemos entrar con refuerzo policial para que no nos roben las herramientas”, agregó Bianqui.

Hay que decir que Higiene Urbana cuenta con cuarenta trabajadores afectados a las tareas propias de las cuadrillas, a los que se sumarán otros treinta (que generalmente cumplen el rol de inspectores) incentivados por el pago de la extensión horaria.

Limpieza y multa efectiva

Básicamente, la tarea de contralor municipal se basa en el relevamiento que realizan los inspectores del área. Una vez detectado un terreno de propiedad privada (siempre y cuando no esté cerrado o delimitado, ya que ello significaría violación de la propiedad privada), se labra el acta y se eleva a la Dirección de Higiene Urbana, que determinará su limpieza de acuerdo a un cronograma de trabajo pautado.

Cuando se completan las tareas previstas toma intervención el área de Recursos Tributarios, que confecciona la multa sobre la base de dos items: el monto fijo de la multa (de 200 pesos, aproximadamente) y el costo del servicio de acuerdo a la cantidad de metros cuadrados de superficie abarcados (a razón de 60 centavos por metro cuadrado).

Sin embargo, hay que decir que es poco lo que el Ejecutivo local recauda por este concepto. De acuerdo a los registros de la Justicia de Faltas, apenas el 40 por ciento de las multas son pagadas por parte de los infractores.

“Esto es básicamente una cuestión de educación y de pensar en los demás. La multa no sirve de nada, acá hay una cuestión cultural que debemos modificar”, ponderó Bianqui al tiempo que dio cuenta de que la mayoría de las intervenciones que realizan son sobre lotes cuyos titulares son inversores o dueños de fábricas o propiedades aledañas que simplemente se de-sentienden de esos predios.

Comentá la nota