Giacomino estudia un aumento del 15% en todos los impuestos

Al igual que la Provincia, la Municipalidad de Córdoba también proyecta un ajuste impositivo para 2010. Pese a que el intendente Daniel Giacomino aún analiza un menú de alternativas, la posibilidad más firme es que se aplique una suba del 15 por ciento en todos los tributos.
Las únicas excepciones serían Comercio e Industria y Automotores. Cabe aclarar que en el segundo caso no habría cambio de alícuotas, pero sí regirá el revalúo de los vehículos.

Todo indica que la decisión aún no está adoptada. Ayer se sucedieron una serie de declaraciones que al final del día fueron relativizadas desde el despacho del intendente.

Por la mañana, el secretario de Economía, Miguel Pozzolo, informó que se aplicaría una suba del 15 por ciento sobre el Impuesto Inmobiliario, sólo a los fines de cubrir el costo de los servicios de Higiene Urbana (Crese y mantenimiento de plazas y baldíos). Se estima que el costo de la recolección y el tratamiento de la basura, que era de 14,5 millones de pesos en febrero pasado, llegaría a 20 millones en el primer trimestre del año que viene.

Por la tarde, el subsecretario de Ingresos Tributarios, Fidias Sanz, aseguró a este diario que esa suba promedio del 15 por ciento se aplicaría sobre todo el universo de tributos municipales. Por la noche, el intendente hizo aclarar a sus voceros que ninguna decisión está tomada, aunque no negó ninguno de los datos que circularon durante el día.

Según Sanz, el Código Tributario y la ordenanza tarifaria serán enviados al Concejo Deliberante hacia mediados de noviembre, por lo que el Ejecutivo tendrá tiempo para el análisis de algunas variables importantes, como lo que ocurra con la tarifa del transporte urbano de pasajeros o la incidencia que tendrán a nivel de coparticipación las subas impositivas proyectadas por la Provincia.

Lo fundamental será la respuesta definitiva del Concejo Deliberante respecto a la suba tarifaria para el transporte, que de momento se parece cada vez más a una negativa.

"Si no hay aumento del boleto y tampoco se obtienen mayores subsidios nacionales, el municipio deberá seguir transfiriendo al menos 70 millones de pesos al sistema de transporte, y sobre ingresos propios proyectados en mil millones de pesos, eso equivale a una suba general del siete por ciento, sólo a los fines de asistir al transporte", recalcó Sanz.

El funcionario aseguró que, por una disposición introducida al Código Tributario, el Ejecutivo está facultado a implementar las subas tributarias previstas sin necesitar el aval de los ediles.

Entre hoy y mañana, el municipio terminará de elaborar el proyecto de presupuesto 2010, que antes del viernes debe ingresar al Concejo Deliberante.

Suba general del 15 por ciento. Regiría sobre todas las alícuotas y tarifas municipales, a excepción de Comercio e Industria y de Automotor. No obstante, los vehículos sí sufrirían un revalúo.

Sobretasa para el transporte. Lo que se analiza es compensar con una suba impositiva mayor los fondos que necesite el sistema de transporte en caso de que no se apruebe una suba del cospel. Para compensar transferencias de seis millones de pesos al mes –son las actuales– se debería aplicar un aumento del siete por ciento sobre todos los tributos.

Comentá la nota