Giacomino envía hoy al Concejo "anteproyecto" para aumento del cospel

El municipio ingresará al cuerpo legislativo el marco regulatorio de transporte. El proyecto hace alusión sólo al subsistema de ómnibus. Establece condiciones para la concesión, además de penalidades por incumplimiento de normas. Políticamente cumple una función preparatoria para el objetivo central del Ejecutivo: incrementar el costo del boleto antes de que termine octubre.
Hoy ingresará al Concejo Deliberante el proyecto de marco regulatorio del transporte urbano, antesala del aumento del cospel que el intendente Daniel Giacomino pretende hacer aprobar a mediados de octubre.

Fuentes municipales aseguraron que el Ejecutivo formalizará el trámite esta mañana, con la intención de que el jueves tome estado parlamentario. De esa manera, el tema podrá ser discutido en la comisión de Servicio Públicos el próximo martes 15 de setiembre, presidida por el edil oficialista Gustavo Barrionuevo.

La novedad es que no será un marco general, como se especulaba, sino solamente dirigido a establecer pautas para el servicio de ómnibus de la ciudad. La decisión de los funcionarios de Transporte de la Municipalidad es que cada subsistema se trate por separado, para agilizar la discusión.

De hecho, faltan definir y sobre todo legitimar cuestiones centrales en torno a, por ejemplo, el servicio de taxis y remises (zona de exclusión, tarifas).

Por el tiempo y el desgaste que puede acarrear eso a la gestión de Giacomino, las autoridades establecieron como táctica desglosar el marco, y encarar lo primordial para las arcas municipales. Léase, apurar el aumento de boleto para menguar el déficit del sistema, en un contexto financiero más que grave.

El documento, titulado "Marco Regulatorio: subsistema de transporte urbano de pasajeros mediante ómnibus", contiene, en no más de 25 carillas, una serie de normativas sobre el carácter de los servicios, alcances y penalidades.

Habrá que observar en un futuro próximo si realmente serán cumplimentadas, o por el contrario, si continuarán las carencias en materia de control.

En ese sentido, el argumento no oficial que esbozan desde Obras Públicas, no nace desde una situación ideal, pero tiene algún sustento de lógica práctica. "No podemos, en los hechos, jugarla de estrictos con las prestatarias, si ni siquiera podemos cumplir con los subsidios; sería entorpecer las cosas", susurran en el Palacio 6 de Julio.

Alcances

El proyecto del Ejecutivo establece que las concesiones tendrán una duración mínima de 3 años y máxima de 10. En ningún caso una sociedad o persona física podrá ser titular de más de una permisión, bajo pena de caducidad de las mismas.

También se regulan pautas sobre la cantidad de personal del sistema. La dotación mínima será de 3,30 empleados por vehículo (incluye administrativos, inspectores, conductores y mecánicos). Asimismo, el coeficiente "conductor" mínimo, será de 2,5 choferes por vehículo.

En cuanto a los coches que podrán ser habilitados para ofrecer el servicio, se dispone que la flota de una empresa deberá mantener una constante de antigüedad promedio máxima de 5 años en el Parque Móvil. Además de este requisito, ningún ómnibus podrá tener más de 10 años a contar desde su fecha de fabricación. Esto tiene que ser cumplimentado antes del 31/5 del 2010, según se expone.

Por otra parte, el marco regulatorio también especifica multas y sanciones por incumplimientos de las prestatarias (ver cuadro). Si esto tiene alguna intención de ser aplicado, el municipio debería, entre otras cosas, disponer de algún mecanismo efectivo para que los usuarios denuncien irregularidades y las sanciones sean aplicadas.

Antecedentes

El último marco regulatorio de transporte general que existe en la ciudad data casi de la época de los tranvías.

El interventor provincial Rogelio Nores Martínez disolvió en 1962 la compañía de tranvías que prestaba servicio en la ciudad de Córdoba. Recién allí comenzaron lentamente a ser reemplazado por colectivos.

Ocho años más tarde, en 1970, el municipio dictó un marco regulatorio del transporte: la vigente ordenanza 5397, letra muerta.

En 2001 el entonces intendente Germán Kammerath hizo aprobar una ordenanza (10.366) que le daba marco a la licitación del transporte urbano automotor. Sólo especificaba condiciones de contratación y costos. Su gestión planteaba un sistema jamás implementado (el de las líneas troncales que llegaban al centro y las colectoras interbarriales que le servían pasajeros a esos ramales principales en los denominados "centros de transferencia").

Por lo tanto, la Municipalidad viene controlando desde entonces una licitación de algo que nunca existió tal como está reglamentado.

Comentá la nota