Giacomino enfrenta violento intento de desestabilización

• Un grupo de choque integrado por activistas del Suoem protagonizó ayer el brutal ataque al Palacio 6 de Julio • La Policía actuó, pero cuando los violentos ya habían provocado todo tipo de destrozos en la Municipalidad • Rubén Daniele, que culpó al intendente, justificó la violencia y anticipó que las protestas seguirán en todas las ependencias • Hoy continuarán resentidos los servicios por paros de importantes áreas operativas, entre ellas Salud • El Concejo Deliberante trataría hoy, en una sesión especial, la creación del Consejo Económico y Social.
El gremio de los empleados municipales mostró ayer lo peor del egoísmo sindical y destrozó el Palacio Municipal.

A media mañana, un grupo de encapuchados decidieron romper todo lo que encontraron a su paso, como forma de oponerse al recorte de horas extras, bonificaciones y prolongaciones de jornadas impulsada por el intendente Daniel Giacomino hace un mes y medio.

Al principio pareció una mañana tranquila en la Municipalidad. Los empleados se dispusieron a realizar una asamblea dentro del Palacio, debido a que afuera la temperatura y la lluvia lo impedían.

Pero después las bombas empezaron a agitar el clima. De a poco los empleados comenzaron a retirarse. La idea del gremio era ir con el ruido por todo el Palacio, piso por piso.

A las 10.30 desde la calle caseros se vio una gran columna de gente, todos del "alto", tal como se les llama a los que trabajan en las áreas operativas. Eran empleados de Obras Viales, Señalamiento, Alumbrado Público, Parques y Paseos y demás dependencias.

Pronto la Policía cerró las puertas del Palacio 6 de Julio y se alistó la Guardia de Infantería para tratar de evitar incidentes. No lo lograron.

Al llegar a la explanada del Paseo Sobremonte, los agremiados comenzaron a arrojar bombas de estruendo, baldozas cortadas y demás objetos.

La furia duró 10 minutos. Suficiente para el desastre. La Guardia de Infantería reaccionó. Corridas y balas de goma en todas direcciones. Y la protesta a esa altura tenía ribetes bélicos. Corridas hubo en La Cañada, desde 27 de Abril a 9 de Julio y La Cañada, lugar donde se produjeron la mayor cantidad de detenidos.

Saldo humano: dos policías internados en el Policlínico Municipal, uno esguinzado en el tobillo y otros con fractura de muñeca. Un manifestante con contusiones en la cara.

Triste escenario

Una vez que la patota de Rubén Daniele ya estaba saciada, se empezó a ver con claridad el triste escenario. Piedras, bombas a medio estallar en la calle, y en la Municipalidad vidrios a doquier por todos lados que en total se contabilizaban más de 130 cristales rotos.

Después los funcionarios abrieron a la prensa sus oficinas. Despachos con piedras de 15 centímetros de diámetros y gruesos bulones.

En ese sentido, Guillermo Luque, flamante secretario de Gobierno y principal negociador con el Suoem explicó por qué la decisión de permanecer dentro del Palacio. "Ha sido muy violenta la agresión. Tengo en mis manos uno de los bulones que ha pasado los vidrios de acá. Estos bulones los cargan en los morteros y ponen las bombas de estruendo con bulones incluidos apuntando hacia los vidrios del Palacio. Y han roto varios. Pero nosotros nos quedamos adentro para preservar los archivos que son clave. Ya ha pasado que el vandalismo se lleva documentación esencial para la gestión".

Suoem: "Todo culpa de intendente"

Damián Bizzi, vocero del gremio, salió a explicar lo inexplicable. Con la cara dura como los bulones que tiraron sus compañeros, esbozó el argumento de la

reacción incitada.

"El intendente y la mayoría de su Gabinete, por no decir todos, aprobaron este recorte a los sectores más combativos de la Municipalidad, como son las áreas operativas, los trabajadores del CPC y los trabajadores del Palacio Municipal; es una incitación a la violencia", empezó al ser consultado.

Otro argumento que dio, propone lisa y llanamente desconocer el Estado de Derecho y la investidura de los cargos ejecutivos elegidos por sufragio directo y universal. "Venimos negociando y no quiere dar marcha atrás a los recortes. Obviamente, ante esa intransigencia del intendente nosotros anunciamos el endurecimiento del conflicto".

Al juzgar de estos dichos, Bizzi desconoce la postestad de un intendente y de cualquier empleador a efectuar recortes ítems que no están dentro del salario y que son obligatorios en el régimen laboral vigente.

Por las dudas, el gremialista remató: "Acá el único responsable es el intendente Giacomino, que es incapaz de resolver un problema con sus empleados".

Comentá la nota