Giacomino consiguó los votos para estatizar la basura

Hoy se reúne la Comisión de Servicios Públicos con el objetivo de lograr el apoyo de la mayoría de los concejales a la empresa estatal que se encargará de la recolección y tratamiento de residuos. Mañana, en sesión especial, quedaría aprobada la constitución de CRESE.

Daniel Giacomino no logró ayer que le aprobaran el proyecto de creación de la empresa municipal que deberá hacerse cargo parcial o totalmente del servicio de la basura. Pero, toda una paradoja, consiguió su mejor logro en el Concejo Deliberante desde que es intendente: pudo construir los dos tercios necesarios para que sea sancionado 48 horas después, contando para ello con el apoyo de la bancada justicialista, que antepuso como condición algunos cambios al proyecto. El logro no es menor, teniendo en cuenta la gravedad del asunto y, también, que ha podido obtener el apoyo de concejales de prácticamente todos los bloques, empezando por el propio, que concurriría con sus 16 ediles (Fernando Machado habría desistido de votar en contra). Es que al respaldo oficialista le sumará cuatro votos del PJ, dos de la UCR y, a falta de un concejal de Olga Riutort, el del ex olguista Fernando Masucci.

Con dos tercios de los votos, el Concejo Deliberante resolvió ayer que el proyecto de creación de Córdoba Recicla Sociedad del Estado (CRESE) vuelva a ser analizado en comisión y que su tratamiento tenga preferencia en la próxima sesión legislativa. La moción fue aprobada por los 16 concejales del Frente Cívico, los cuatro de Unión Por Córdoba y el ex olguista Fernando Masucci, anticipando lo que podría suceder mañana en la sesión especial que se convocará para debatir la iniciativa en primera lectura.

De esta manera, y tras arduas negociaciones que se extendieron hasta minutos antes de iniciar la sesión de ayer, el intendente parece haber conseguido el respaldo que requería la constitución de Córdoba Recicla Sociedad del Estado (CRESE), la empresa que brindará, total o parcialmente, el servicio de tratamiento y recolección de residuos en la ciudad, ante el repliegue de la actual prestataria Cliba.

Hoy, en la Comisión de Servicios Públicos, el oficialismo intentará aprobar un despacho de mayoría que sería acompañado por varios de los concejales de la oposición. En principio, y siguiendo la lógica de la votación de ayer, se espera que todo el bloque de Unión Por Córdoba avale el proyecto (incluida Graciela Nicolás, quien actúa en forma independiente), además de Masucci. A ellos se sumarían muy posiblemente los radicales Guillermo Farías y Eduardo Conrad, que si bien ayer rechazaron el pedido de preferencia para una sesión, votarían a favor del proyecto. Así, el proyecto contaría con el voto positivo de 23 de los 31 concejales que componen en cuerpo, aunque aún subsiste alguna duda sobre la posible deserción del oficialista Machado, quien, a instancias de su jefe político Miguel Ortiz Pellegrini, había anticipado reparos, aunque ayer acompañó el pedido de preferencia.

Con distintos matices, todo el arco opositor condicionó su apoyo a la iniciativa a la posibilidad de introducir algunas modificaciones al proyecto. Las mismas serán puestas a consideración de los integrantes de la comisión que preside Gustavo Barrionuevo hoy a partir de las 14 horas. En líneas generales, los cambios apuntan al mecanismo que establece el nombramiento de los miembros del directorio y sus atribuciones. Asimismo, la oposición también cuestiona algunos aspectos vinculados a la Comisión Fiscalizadora que tendrá a su cargo la auditoría interna de la nueva empresa estatal. Coinciden, por ejemplo, que el Tribunal de Cuentas municipal no debería ser parte de dicha comisión y reclaman que el nombramiento del Auditor de Compras no sea potestad de la Secretaría de Economía municipal, tal como lo establece el proyecto de creación de CRESE.

“No queremos que CRESE termine siendo un reflejo de la TAMSE, que se transformó en un verdadero agujero negro de la administración municipal”, sostuvo el titular del bloque de Unión Por Córdoba, Juan Rufeil, sintetizando la opinión compartida por los concejales que inicialmente expusieron reparos a la iniciativa.

Según declaró la titular del bloque del Frente Cívico y Social, Graciela Villata, la postergación obedece además a la búsqueda del «consenso necesario para tratar este tema que es muy importante».

En este sentido, el oficialismo aún conserva la esperanza de convencer a los cuatro concejales metristas, que ayer solicitaron que, junto al plan oficial, la comisión también trate el proyecto presentado por el bloque de la UCR la semana pasada durante una conferencia de prensa en la que los radicales anticiparon su voto negativo a CRESE.

Lo que sí está absolutamente descartado es el apoyo del bloque que conduce Olga Riutort, enfrentada con el bloque del Frente Cívico y el gobierno municipal. Más aún, el bloque Eva Duarte presentó un proyecto de resolución a través del cual realiza un pedido de informes al Ejecutivo municipal sobre los aspectos económicos y operativos de CRESE.

Hay que recordar que para aprobar CRESE se necesita mayoría agravada (dos tercios de los votos de los presentes), según lo establece la Carta Orgánica Municipal. Es por ello, que existe la posibilidad de que, de no reunir los votos necesarios, se produzcan algunas ausencias en la sesión especial que se concretaría mañana.

La empresa

La futura CRESE tendrá a su cargo la prestación del servicio, que desde hace más de 20 años realiza la empresa Cliba en la ciudad de Córdoba. En principio, las autoridades municipales aspiran a que la nueva empresa estatal asuma la tarea de enterramiento sanitario en Potrero del Estado y la recolección de residuos y barrido en la zona norte de la ciudad, mientras que Cliba continúe con la prestación en el sur y el área central.

Por ahora, el municipio tiene garantizado el servicio hasta el 31 de enero, ya que el acuerdo firmado -y que posibilitó destrabar el conflicto- establece la continuidad de la empresa por 60 días con opción a una prórroga por 30 días más. El contrato establece un pago mensual de 15 millones de pesos, cuyo primer tramo aún no ha sido abonado.

En este sentido, la Municipalidad ratificó que hoy cancelaría el primer tramo, que se debería completar antes que finalice noviembre, según lo establece el convenio firmado por el municipio con la prestataria del servicio.

Acompañado por los directores de los 11 CPC de la ciudad, el secretario de Participación Ciudadana, Guillermo Luque, llevó ayer al Concejo Deliberante el apoyo formal de los Centros Vecinales y otras instituciones a la creación de CRESE.

Comentá la nota