Giacomino no cederá en ahorro de gastos en sueldos

Funcionarios del jefe comunal recibirán hoy a una delegación del sindicato para reanudar negociaciones. Los gremialistas flexibilizaron su postura, pero el intendente dijo se mantendrá firme en los recortes. Ayer, tres concejales de la oposición le reclamaron precisamente eso.

Con las cuentas municipales descalzadas, la imposibilidad de mejorar los ingresos a través de un reajuste impositivo o una moratoria, o pedir nuevamente socorro en Balcarse 50, en Buenos Aires -los tres recursos ya han sido utilizados-, Daniel Giacomino no tiene posibilidad alguna de flexibilizar ni mínimamente su recorte de pagos adicionales a los municipales.

Sólo hay dos alternativas, ambas excepcionales:

La más polémica es gestionar un crédito. A favor, la Municipalidad exhibe un apuro financiero extremo, pero una situación económica relativamente buena, si se tiene en cuenta que su endeudamiento es menos del 20% del presupuesto anual, que dista mucho de la situación de 2003, cuando Germán Kammerath se fue del municipio con una deuda de 350 millones, entonces, el valor de un presupuesto completo (el actual es de 1.300 millones). En contra, la medida de generar endeudamiento para destinar los recursos a gastos corrientes es violar directamente el espíritu del Decreto 2228 de recorte de pagos adicionales al Suoem. Tampoco el precedente lo ayuda, porque eso fue lo que hizo Kammerath con los resultados conocidos.

La otra alternativa es blanquear el valor del boleto del transporte urbano de pasajeros, llevándolo a precios que desobliguen al municipio de tener que asistir con subsidios a las empresas, por un valor aproximado al descalce financiero que mostrarían los números de junio: 6,5 millones de pesos. (El déficit operativo de mayo fue de 14 millones).

En ambas decisiones, la primera muy poco probable y la segunda no tanto (incluso deseable, fundamentalmente si el ahorro no va a parar a los sueldos de empleados), los concejales deberían ser necesariamente parte, porque tendrían que tener convalidación legislativa, con dos tercios en el caso del crédito.

Por esto tienen mucha razón los tres concejales de la oposición que, representando sus respectivos bloques, se reunieron ayer con el intendente, dando puntapié inicial a un diálogo del Departamento Ejecutivo con el sindicato, que ellos mismos promovieron. Pese a esta posición dialoguista, estos tres ediles le dijeron a coro que tenía que mantener el decreto de recorte de gastos de sueldos. Y al término de la reunión, el intendente fue igualmente taxativo. "Me mantendré firme en la medida", dijo.

La firmeza de Giacomino, reforzada anímicamente ayer por el respaldo de ediles de la oposición, varía con la postura aparentemente más conciliadora del Suoem, que da por cedido el recorte de horas extra, pero quiere mantener prolongaciones de jornada y bonificaciones.

Juan Manuel Rufeil (PJ), Olga Riutort (Eva Duarte) y Eduardo Conrad (UCR) le pidieron al jefe comunal que no retroceda en su decisión cuando hoy a las 10, sus funcionarios inicien una ronda de negociaciones con dirigentes del sindicato municipal, y que ellos (ese punto lo rubricó también el viceintendente Carlos Vicente) no eran mediadores porque, lógico, son parte (y responsable) del gobierno de la ciudad. La juecista Graciela Villata tuvo, previsiblemente, una postura distinta (ver aparte).

La reunión se realizó entre las 18 y las 20. Estuvieron presentes además de Giacomino, Vicente y los mencionados concejales, y los secretarios Guillermo Luque (Gobierno) y Miguel Pozzolo (Economía).

Comentá la nota